EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Venezuela: entre el autoritarismo y la quiebra económica

Globalización

Venezuela: entre el autoritarismo y la quiebra económica

3 de Abril del 2017

Más de 400,000 empresas privadas han quebrado durante el chavismo

A pesar de que el gobierno de Nicolás Maduro ha retrocedido en su objetivo de hacerse de todos los poderes en Venezuela, el país llanero sigue en medio de una crisis política. Como se sabe, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) intentó arrebatarle sus derechos constitucionales a la Asamblea Nacional y concentrarlos en el chavismo. A la crisis política le sigue la convulsión económica que ha originado que Venezuela encabece, por ejemplo, el ranking de la miseria en 2016.

Sin embargo, para el autoritario presidente venezolano la realidad es absolutamente distinta. En una de sus habituales presentaciones televisivas aseguró que el “98.5% de las empresas en Venezuela son de carácter privado, 0.5% mixtas y 1% de las empresas son públicas". Semejante declaración pretende atribuir todas las desgracias del modelo económico bolivariano al cada vez más agonizante sector privado, no obstante que el Estado controla todos los precios, regula todos los mercados, controla el tipo de cambio y ha cerrado la economía con un proteccionismo que evoca lo peor del modelo soviético.

El chavismo ha convertido a Venezuela en todo lo contrario a un ecosistema donde pueda prosperar la inversión privada. Todos los análisis serios sostiene que la economía venezolana se ha desplomado durante los últimos 17 años como resultado de las políticas estatistas y socialistas del proyecto bolivariano. De allí, por ejemplo, que hoy la economía venezolana se encuentre en uno de los peores momentos de toda su historia. En el 2016 esta economía se vino a pique, con una inflación acumulada de más de 500%. Desde el 2013 Venezuela lidera los rankings de inflación y solo ha sido superado en el 2015 por Sudán del Sur, país africano que sale de una atroz guerra tribal. ¿Alguien cree que en un ambiente así se pueda desarrollar la inventiva empresarial?

Según el Índice de Libertad Económica —documento elaborado por The Heritage Foundation, en el que participa la ONG venezolana Cedice Libertad— el país gobernado por el chavismo ocupa el lugar 179 (de 180) entre las economías más reprimidas, en las que es imposible que se desarrolle algún atisbo de sector privado. Las empresas Agroisleña, Lácteos Los Andes o Café Foma, (compañías que generaban trabajo y ganancias considerables) han sucumbido a las locuras del chavismo. No solo eso, meses atrás Gilberto Gudiño —el presidente de un gremio empresarial llamado Unión de Comerciantes y Empresarios del Zulia (UCEZ)— presentó un informe que se sostenía que más de 460,000 empresas han quebrado en los últimos 16 años de chavismo.

Hoy Venezuela se encuentra sumida en una terrible crisis económica, política y social por causa de las malas políticas del socialismo del siglo XXI; primero con el extinto presidente Hugo Chávez y luego con Nicolás Maduro. Una encuesta elaborada por las universidades Simón Bolívar, Andrés Bello y Central de Venezuela estimó que en el 2015 más de 18 millones de venezolanos son pobres. En otras palabras, alrededor del 55% de la población está debajo del umbral de la pobreza. Semejantes cifras son el resultado del experimento socialista puesto en marcha en el país petrolero.

Venezuela se ha convertido en un fracaso económico y social por culpa del chavismo. Dicho fracaso es la demostración del destino al que conducen siempre las recetas socialistas. El capitalismo y la libertad no pueden surgir jamás bajo el yugo de las políticas autoritarias y estatistas.