EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Populismo y pobreza en Argentina

Globalización

Populismo y pobreza en Argentina

10 de Octubre del 2016

Como consecuencia de los doce del gobierno de los Kirchner

En Argentina un reciente informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC)  reveló que tres de cada  diez personas son pobres. Vale recordar que el INEC no había publicado cifras sobre pobreza desde hace tres años, cuando la ex presidenta Cristina Fernández, en un acto autoritario y poco transparente ordenó a dicha institución “declararse en emergencia estadística”.  Semejante noticia revela que el populismo de izquierda de los Kirchners solo condujo a la Argentina —otrora un país próspero— a la pobreza.

En otras palabras, las cifras oficiales indican que el 32% de la población (13 millones de argentinos) están sumidos hoy en la pobreza. La información del INEC revela también que en diez años la pobreza en Argentina no tuvo variaciones importantes. En el 2006 la pobreza afectaba al 31% de la población; es decir, casi un punto porcentual más en relación al 2016. En aquel año (2006) Néstor Kirchner, ex presidente y ex esposo de Cristina Fernández iba por el tercer año de su mandato. ¿Dónde quedó la enorme propaganda oficialista en la que se indicaba que la política implementada por el peronismo de los Kirchner, en doce años, impulsó el desarrollo y el progreso de Argentina?

La única explicación de que la pobreza no se haya reducido significativamente es el manejo desastroso de la macroeconomía y la implementación de enormes programas asistenciales de corte clientelar y populista, que dejaron a un paso de la bancarrota al país. Las cifras rojas dejadas por Cristina a su sucesor Mauricio Macri fueron sencillamente de espanto: 8% de déficit fiscal y una inflación de 15%. Además, en doce años el peronismo kirchnerista implementó más de sesenta programas sociales que sumaron gastos por US$ 157,209 millones y construyeron un estado burocrático con 25,000 nuevos trabajadores solo en el 2015, para poner un ejemplo. Ni el enorme gasto en programas sociales ni la época dorada del precio de la soja y el trigo hicieron que el panorama social y económico argentino durante los Kirchners sea mejor. En el 2015, poco antes de su retirada, Cristina dijo en la FAO que “Argentina tenía menos pobres que Alemania”.

Pero a las lamentables consecuencias de más de una década de peronismo se suman los comprobados actos de corrupción. Una investigación periodística ha sido el detonante para que la justicia ponga los reflectores nuevamente en la ex presidenta Cristina Fernández. El reportaje, elaborado por el periodista independiente Jorge Lanata, acusa a la ex mandataria argentina, así como a su ex ministro de Economía Alex Kicillof, de haber ocultado más de 462 millones. Según el reportaje Fernández y Kicillof estaban informados de las sospechosas actividades del ex ministro del régimen kirchnerista Lázaro Báez, quien durante todo el régimen transfirió importantes sumas a diferentes cuentas bancarias de diversos bancos del mundo.

Pobreza y corrupción son el resultado de las políticas del populismo en Argentina. Un cáncer del que no puede librarse.