EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Maduro y la constituyente militar

Globalización

Maduro y la constituyente militar

15 de Mayo del 2017

Gobierno quiere limpiar las Fuerzas Armadas Bolivarianas

No conforme con agitar el caos convocando a una Asamblea Constituyente Popular que diseñará una nueva Constitución, el autoritario presidente venezolano Nicolás Maduro ahora anuncia que activará una Constituyente Militar, con el fin de fortalecer los cuatro cuerpos de las Fuerzas Armadas (Ejército, Marina, Fuerza Aérea y milicia). ¿Qué significan estas palabras de autoritario presidente venezolano? Muy sencillo, liquidar toda posibilidad de disidencia dentro de las Fuerzas Armadas para evitar una insurrección interna y tener el control total en una alianza cívico-militar. Vale recordar que, días atrás, algunos oficiales de mandos intermedios buscaron asilo en Colombia y otros fueron encarcelados porque, según Maduro, “se estaba gestando un golpe de Estado”.

¿De qué se trata esta Constituyente Militar? En primer lugar, no es lo mismo que el llamado a la Asamblea Constituyente Popular. Esta nueva estrategia se refiera a una reorganización total de las Fuerzas Armadas, cuyo mando supremo es absolutamente afín al gobierno chavista, sobre todo del sector del ex presidente de la Asamblea Diosdado Cabello. En palabras de Maduro, la Constituyente Militar sirve para que las Fuerzas Armadas reformulen “su doctrina, su concepción estratégica, su moral, su visión, su estrategia”. Es decir, con la Constituyente Militar el régimen “purificará” las Fuerzas Armadas de elementos que no están conformes con la posición y actuación del mando militar.

Es un secreto a voces que dentro de las Fuerzas Armadas hay una ruptura entre quienes están con Diosdado Cabello y aquellos que acompañan al general, retirado del Ejército, Raúl Baduel, quien lideró el rescate de Hugo Chávez, en el golpe de Estado en el 2002. De allí que el gobierno autoritario haya creado, en enero pasado, el denominado Comando Antigolpe, con el objetivo de neutralizar cualquier intento contra Maduro. En enero pasado también el gobierno autoritario encarceló a un grupo de oficiales de medio rango que, según voceros chavistas, intentaban un rescate al encarcelado político Leopoldo López. Hasta ahora suman 85 los militares encarcelados por acusaciones de “descontento” contra el régimen. Nadie descarta que aquel descontento pueda ascender al interior de las Fuerza Armadas hasta configurarse en un posible golpe al autoritario presidente.

De alguna manera, desde el gobierno de Maduro se percibe que no hay una sólida unidad en las Fuerzas Armadas. Por eso se ha empezado a darle mayor poder a las organizaciones populares y a los 45,000 consejos comunales y 1,500 comunas, creados por el Estado chavista en los últimos 18 años. Con estas organizaciones y consejos comunales el gobierno ha creado también milicias armadas. Es decir, Maduro quiere un contrapeso civil si la unidad en las Fuerzas Armadas se rompe en contra suya.

La mellada unidad en las Fuerzas Armadas Bolivarianas es otro de los frentes en los que Maduro tiene luchar. Los otros son el caos político, económico y social en el que se encuentra Venezuela, producto de 18 años de gobierno estatista. Si Maduro no logra fortalecer a las Fueras Armadas y restaurar que tuvieron cuando Hugo Chávez era presidente, no se descarta en el futuro una reacción militar contra un régimen que se agota lentamente.