EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Maduro: el autoritario muestra su mano de hierro

Globalización

Maduro: el autoritario muestra su mano de hierro

21 de Abril del 2017

Trágico saldo de una marcha de oposición democrática

La multitudinaria marcha cívica convocada por la oposición democrática contra el gobierno de Nicolás Maduro ha dejado un trágico saldo: hasta el momento las fuentes oficiales indican que hay tres fallecidos —un guardia y dos jóvenes opositores— y cientos de heridos. La marcha, que reunió a más de 100,000 personas en las calles de Caracas, fue reprimida de forma violenta por un gobierno autoritario que muestra cada vez mayores síntomas de inestabilidad. La dura reacción de Maduro contra una mayoría opositora organizada alrededor de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) revela las verdaderas costuras del socialismo del siglo XXI.

¿Por qué Venezuela ha llegado a una situación tan terrible? La gota que rebalsó el vaso fue que en marzo pasado el Tribunal Supremo de Justicia, de clara orientación chavista, despojó de sus funciones a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y se las entregó al gobierno de Maduro. Esta decisión originó la ruptura del orden constitucional; técnicamente un golpe de Estado o un “Madurazo”. Aunque el gobierno autoritario retrocedió en sus pretensiones de cerrar la Asamblea Nacional, el manotazo superó todos los límites y la paciencia de la oposición democrática, que se ha volcado masivamente a las calles.

No obstante, el verdadero motivo de que hoy Venezuela esté en medio del caos político, social y económico es la revolución bolivariana. Desde 1999, cuando el ex presidente Hugo Chávez llegó al poder, y luego con Nicolás Maduro, el país llanero ha caminado directamente hacia el abismo. El mayor fracaso del socialismo del siglo XXI es que Venezuela, luego de haber contado con ingentes presupuestos por el auge del precio del petróleo, tiene más del 50% de la población (alrededor de 15 millones de personas) bajo la línea de pobreza, según una investigación de la Universidad Andrés Bello. A ello se deben sumar una inflación descontrolada, que en el 2016 llegó a más de 500%, una grave recesión y desabastecimiento, y una caída del PBI de -10%. Números que refrendan el triste resultado de tres décadas de gobierno estatista. Vale agregar que Venezuela se ha convertido en un paria en la economía internacional, especialmente en escenarios como el Mercosur o la Organización de Estados Americanos (OEA).

Sin embargo, todo indica que el gobierno de Maduro no dejará el poder fácilmente. El chavismo es un régimen cívico militar que tiene una alianza con las Fuerzas Armadas. Aquella es la única explicación de que, a pesar de tantos fracasos, el gobierno de Maduro siga en pie. A ello debemos agregar que el chavismo ha organizado y armado milicias ciudadanas para defender la “revolución” contra “el golpe de Washington”. Hoy en Venezuela existen más de 500,000 personas (milicianos) dispuestas a defender al gobierno, aunque ocho de cada diez ciudadanos consultados desean un cambio de gobierno.

A pesar del caos en Venezuela, en nuestro país hay un sector minoritario de compatriotas que sueñan con llevarnos hacia el estatismo. La izquierda peruana está empeñada en que el Perú repita los tristes episodios que vive hoy el país llanero. Algo que debemos impedir.