Globalización

La interminable pesadilla de Venezuela

Tragedia humanitaria que se desborda

La interminable pesadilla de Venezuela
  • 02 de agosto del 2018

 

Venezuela está entre los diez países con las crisis humanitarias más graves y desatendidas del mundo, según el Consejo Noruego de Refugiados (NRC). Con una inflación que el 2018 llegará al millón por ciento y una caída del PBI del orden del 18%, la situación se asemeja a un país en caída libre. Considerando que en los últimos cuatro años el PBI se ha desplomado en 50% y que tres millones de venezolanos han abandonado su país (el 10% de la población) es incuestionable que Venezuela ya es un Estado fallido.

Las causas de esta tragedia no solo tienen que ver con el régimen dictatorial imperante, sino también con el modelo económico estatista que ha terminado liquidando las posibilidades venezolanas. La emergencia de un Estado empresario se concretó el 2002, cuando el Gobierno estatizó la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), entonces la segunda empresa energética del mundo. Cuando el Estado asumió el control todo se vino abajo.

Sin exagerar, el Estado empresario es sinónimo de la crisis. Por ejemplo, Transparencia Venezuela informa que el Estado es propietario de 505 empresas. Según la mencionada organización sin fines de lucro, el 70 % de esas empresas (353) fueron creadas por el fallecido presidente Hugo Chávez, mediante expropiaciones que tuvieron gran repercusión mediática. Entre las expropiaciones conocidas están telefónica Cantv, Lácteos Los Andes, la cementera Cemex, la siderúrgica Sidor, el Banco de Venezuela, la cadena Hilton y Agroisleña, así como empresas petroleras y azucareras, entre otras. Es importante señalar que de esas 505 empresas, 110 son empresas filiales de Petróleos de Venezuela; es decir, el 22%.

Como se aprecia, la tragedia venezolana es resultado directo del llamado Estado empresario, que genera el gigantesco déficit fiscal y la consiguiente hiperinflación que termina con cualquier viabilidad de la sociedad venezolana. La tragedia humanitaria se grafica en la situación de los hospitales, lugares en donde no existen medicinas básicas, camas, ni implementos médicos en general. En los hospitales venezolanos a los enfermos, a los ancianos y niños con urgencias solo les queda esperar la muerte. En este contexto algunos, incluso, empiezan a plantear que el hundimiento de la sociedad venezolana forma parte de una estrategia deliberada del régimen chavista con el objeto de alejar de Venezuela a todos los potenciales opositores. Algo parecido sucedió en Cuba.

Finalmente, en Venezuela ya no hay rastros de democracia. Como se sabe, Nicolás Maduro se perpetúa en el poder mediante elecciones fraudulentas. El autócrata se impuso a Henry Falcón, con 67.8% de los votos frente a 21%, pese a que en las pasadas elecciones solo participó el 46.02% de los electores. Antes de esos comicios el régimen chavista había disuelto el Congreso, que contaba con mayoría de la oposición. Hoy la Asamblea Constituyente chavista ha usurpado las funciones de la disuelta Asamblea Nacional (Legislativo) y el futuro de uno de los países más ricos del mundo —porque cuenta con las mayores reservas petroleras— parece cada vez más inviable.

En cualquier caso, la situación de Venezuela representa una enorme lección para los países de América Latina, y para el Perú en particular. Ceder ante los populismos y los estatismos puede ser el inicio de un largo camino hacia la autodestrucción y el autoritarismo.

 

  • 02 de agosto del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿El fin del kirchnerismo?

Globalización

¿El fin del kirchnerismo?

  La causante de la peor crisis argentina del siglo, Cristina Ki...

18 de octubre
Brasileños entre Bolsonaro y Haddad

Globalización

Brasileños entre Bolsonaro y Haddad

  La izquierda pierde su primera batalla luego de 24 años...

11 de octubre

Globalización

Venezuela ante la Corte Penal Internacional

En la siguiente entrevista, Luis Gonzales Posada, ex Canciller de la R...

25 de septiembre

COMENTARIOS