Globalización

Adeus, Dilma

Adeus, Dilma
  • 02 de septiembre del 2016

Senado brasileño decidió el impeachment con 61 votos a favor y 20 en contra

Todos los análisis concluían que solo un milagro evitaría que Dilma Rousseff sea apartada de forma definitiva del gobierno brasileño. Pero el milagro nunca llegó. Luego de una amplia jornada de debate entre los pocos senadores defensores de Rousseff y la mayoría opositora, la cámara alta encontró culpable a Dilma de los delitos que se le imputaban y decidió el impeachment, con 61 votos a favor y 20 en contra. Semejante decisión del Senado brasileño acaba con la incertidumbre que empezó en mayo pasado, abre un nuevo capítulo en la política del gigante sudamericano y retira del poder definitivo al Partido de los Trabajadores, luego de quince años al frente del Ejecutivo. Así se termina uno de los últimos capítulos del populismo asistencial en Sudamérica.

Luego de más de seis meses el senado brasileño ha encontrado culpable a Rousseff de haber maquillado las cuentas presupuestales. Vale recordar que en febrero pasado un grupo de abogados presentó un informe ante el Ministerio Público, en el que se acusaba a la ex presidenta de haber alterado las cuentas fiscales y los préstamos públicos para seguir financiando los abultados programas sociales. Ya hace unas semanas una mayoría simple de 59 senadores votó a favor del informe presentado por el Tribunal Supremo de Justicia, en el que se acusa a Rousseff de haber atentado contra la Constitución y se exige su destitución. Solo 29 senadores votaron en contra. Esto dejaba a solo un paso para que Dilma sea desalojada de forma definitiva del Palacio de la Alvorada, como ahora ha sucedido.

Con la definitiva salida de Rousseff, el Senado también retira del poder, luego de quince años al Partido de los Trabajadores. Durante los quince años en el poder, Lula y Dilma crearon un inmenso aparato estatal con el fin de atornillarse en el Ejecutivo. Populismo, corrupción, inflación, déficit fiscal y crisis económica fueron las características del gobierno socialista del Partido de los Trabajadores. Si bien es cierto los programas sociales emblemáticos —como Bolsa Familia, que beneficia a más de cincuenta millones de personas; y Hambre Cero, que mantiene a doce millones— lograron sacar de la pobreza a más de 42 millones de personas, esta lacra ha retornado con mayor fuerza. ¿Por qué? La principal razón es que el gigante estado populista está en crisis y no puede seguir con las políticas asistenciales.

Ahora que el Senado ha retirado a Dilma, el nuevo presidente Michel Temer asumirá todas las prerrogativas. Desde los sectores de la izquierda se ha dicho que este ha sido un “golpe de Estado institucional” orquestado por la derecha. No obstante hay un detalle para tener en cuenta: Temer, integrante y líder del Movimiento Partido Demócrata Brasileño fue aliado de Inácio Lula Da Silva y de Dilma desde el ¡2003! De allí que lo sucedido en Brasil no es una alianza de la derecha para derrocar a Dilma, sino conflictos interno ocurridos entre ex socios políticos.

Se abre un nuevo ciclo en Brasil. Para desmontar el enorme aparato estatal, Michel Temer se ha visto en la obligación de aplicar medidas de austeridad fiscal, y debe seguir adelante con esta iniciativa. Dilma se va y deja un desastre económico que ya está afectando a la clase media emergente, y la pobreza empieza a aumentar. Según la firma brasileña Tendencias Consultoría Integrada (TCI), más de 3.3 millones de familias perderán entre el 2015 y 2017 la condición de clase media y retornarán a la pobreza.

  • 02 de septiembre del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿El fin del kirchnerismo?

Globalización

¿El fin del kirchnerismo?

  La causante de la peor crisis argentina del siglo, Cristina Ki...

18 de octubre
Brasileños entre Bolsonaro y Haddad

Globalización

Brasileños entre Bolsonaro y Haddad

  La izquierda pierde su primera batalla luego de 24 años...

11 de octubre

Globalización

Venezuela ante la Corte Penal Internacional

En la siguiente entrevista, Luis Gonzales Posada, ex Canciller de la R...

25 de septiembre

COMENTARIOS