Educación

¡No hay reforma educativa con estatismo!

¡No hay reforma educativa con estatismo!
  • 02 de diciembre del 2016

En el Perú se generaliza el debate sobre la educación

La interpelación al ministro de Educación Jaime Saavedra ha desatado todo tipo de pasiones entre el oficialismo y la oposición que, de una u otra manera, velan los temas de fondo sobre la reforma de la educación. Para este portal uno de los asuntos centrales de la reforma tiene que ver con el protagonismo de la sociedad y del sector privado en la educación. En las políticas del Ministerio de Educación (Minedu) existe un sesgo que excluye a la sociedad y al sector privado de la gestión educativa. Un grave error que se esconde detrás de la artificial polarización entre los “defensores de la calidad” y los “defensores de los claustros estafa y universidades basura”.

A nuestro entender el estatismo es el camino más corto hacia el fracaso en la reforma educativa. No solo porque los huracanes de la innovación de la IV Revolución Industrial provienen del sector privado y de la sociedad, sino porque el derrumbe del estado de bienestar europeo nos demuestra que un sistema educativo que solo se basa en la oferta pública no tiene viabilidad.

Reflexionemos. En el Perú existen alrededor de 7.6 millones de estudiantes matriculados en educación básica, sin embargo se estima que la población escolar suma cerca de doce millones. En otras palabras, existe un déficit de oferta de cuatro millones que ni el Estado ni el sector privado puede cubrir.

Vale anotar que entre el Estado y el sector privado se invierte alrededor del 6% del PBI y se atiende al total de alumnos matriculados en la actualidad. Algo más: el sector Educación representa el 18% del presupuesto del 2016. Entonces planteamos la siguiente pregunta: ¿qué sucedería si se elimina al sector privado de la oferta educativa? El presupuesto del sector debería entonces representar el 40% del total, ¿no es verdad?

No habría posibilidades de financiamiento público, a menos que se dejara de atender sectores de salud y seguridad, por ejemplo. ¿Cómo entonces alguien puede plantearse restringir la oferta privada en educación? No hay lógica ni razón; a menos que haya tozudez ideológica justo cuando los estados de bienestar europeos intentan diversificar la oferta en pensiones, salud y educación, convocando al sector privado y la sociedad. El objetivo: reducir el gasto público europeo que representa más del 50% de los PBI en promedio.

Para que una reforma educativa tenga viabilidad, entonces, el Estado debe convertirse en promotor de la calidad y de la participación de la sociedad y el sector privado en la sociedad. No hay otra.

Además una política promotora de la calidad de educativa es compatible con el Estado de la sociedad abierta. En las últimas semanas se han multiplicado las marchas de padres de familia en contra de la inclusión de las llamadas “teorías de género” en las currículas de educación inicial. No nos interesa defender ni criticar estos puntos de vista (en este portal siempre defenderemos los derechos de las minorías). Pero lo que sí nos interesa es oponernos a la concepción que señala que el Estado es el “gran alfabetizador”, “el gran constructor de la tolerancia” o “el gran formador integral” de la niñez, tal como lo considera el Minedu.

Cuando el Estado pretende homogeneizar una idea o un relato (por ejemplo, la dictadura velasquista buena versus la dictadura fujimorista mala) nos empezamos a acercar al totalitarismo. En el Estado democrático los derechos de mayorías y minorías están consagrados en la Constitución y las leyes, pero la enseñanza de determinados valores en debate y choque en la sociedad abierta siempre estarán a cargo de las familias y los ciudadanos. No puede ser de otra manera. El Gran Hermano se desplomó con la Unión Soviética.

Una de las cosas positivas de la colisión de ideas es que en el Perú se ha comenzado a debatir sobre la reforma de la educación. Pero no se debe olvidar que en una sociedad abierta el Estado y la educación solo son instrumentos que promueven los más diversos argumentos y aproximaciones.

  • 02 de diciembre del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

Sancionar a “la tía mala” de la Sunedu

Educación

Sancionar a “la tía mala” de la Sunedu

  El 27 de noviembre pasado, en carta dirigida a Mercedes Ar&aac...

04 de diciembre
Aislando al radicalismo magisterial

Educación

Aislando al radicalismo magisterial

  Luego de la huelga magisterial que impulsó el radicalis...

01 de diciembre
Radicalismo magisterial persigue sindicato propio

Educación

Radicalismo magisterial persigue sindicato propio

Los planes del radicalismo magisterial no se detienen, continúa...

06 de noviembre

COMENTARIOS