EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Refugios piuranos en peligro

Economía

Refugios piuranos en peligro

19 de Mayo del 2017

Se agrava situación de damnificados por El Niño costero

La falta de asistencia médica, de personal, de medicinas y de vacunas puede convertir la situación de los damnificados de Piura en una crisis humanitaria. Los refugiados en San Pablo (Catacaos) y Santa Rosa (Cura Mori) —3,000 y 4,000 familias respectivamente— enfrentan problemas de desnutrición y deshidratación en medio de una epidemia del dengue que no se puede controlar.

Vale señalar que los refugios se han organizado en base a carpas emplazadas sobre el desierto. Y es evidente que las altas temperaturas provocan la necesidad de mayor agua para los damnificados. Sin embargo no existe suficiente abastecimiento. Franco Germaná, investigador de la Universidad de Piura —quien acaba de estar en la zona— relata que la escasa agua potable que consumen las víctimas de El Niño costero proviene de purificadores que la Universidad de Piura ha entregado a los refugios de Santa Rosa y Narihuala.

En el caso de la alimentación el asunto también es crítico. Se conoce que desde hace dos semanas el Gobierno no distribuye alimentos a los damnificados (la distribución se hacía a través de la empresa Sodexo). En realidad la gente de los refugios —que lo ha perdido todo: casas, animales y chacras— se está alimentando gracias a la generosidad de los ciudadanos de Piura, quienes han implementado diversas cadenas de solidaridad.

Una de las propuestas del gobernador regional de Piura, Reynaldo Hilbck, fue el desarrollo de un Programa de Apoyo Social, con el fin de construir sistemas de agua y alcantarillado de emergencia. Sin embargo, la propuesta no prosperó porque los terrenos de los refugios están en litigio. Otra vez el Estado contra el Estado y el suplicio de los damnificados. Según la Ley de Reconstrucción con Cambios, los señalados refugios solo existirán durante doce meses.

En el Ministerio de Vivienda se ha anunciado que esta semana se entregarán 6,500 viviendas prefabricadas, en medio de la incertidumbre de los damnificados sobre el futuro de los actuales refugios y el lugar en donde deberían asentarse en el largo plazo. Una de las cosas positivas de esta situación es que la mayoría de damnificados ha anunciado su negativa a volver a levantar sus viviendas en las riberas ríos.

Las personas afectadas por El Niño costero agradecen que algunas ONG, como Plan Internacional y TECHO, se encuentren en la zona ayudando. Además, valoran la predisposición y el rápido accionar del gobernador regional Reynaldo Hilbck, quien está gestionando diversos programas para mejorar las condiciones de los refugios. Muy por el contrario, los piuranos se sienten abandonados por su alcalde, Oscar Miranda, y perciben que el Gobierno central y el Estado en general ha perdido la voluntad de enfrentar los problemas que se demostró en la atención de la emergencia.

El gobierno pepekausa debe actuar de inmediato para evitar que la precariedad extrema de los refugios en Piura se transforme en una crisis humanitaria, en medio de la evidente posibilidad de que la epidemia del dengue se torne incontrolable. Que no decaiga la voluntad de ayudar y la solidaridad demostrada en la pasada emergencia.