EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
La pobreza persiste en Cajamarca

Economía

La pobreza persiste en Cajamarca

12 de Mayo del 2017

Sin desarrollo de la minería no hay progreso social

El INEI ha presentado el informe Cifras de la pobreza monetaria 2016, publicación en la que se sostiene que entre el 2012 y el 2016 alrededor de 1.7 millones de personas habrían salido de la pobreza en el Perú, y que 264,000 superaron esa condición entre el 2015-2016. Sin duda son buenas noticias, pero vale recordar que aún hay 6.4 millones de peruanos que están debajo de la línea de la pobreza. En otra parte del estudio se dice que la incidencia en la pobreza alcanza todavía al 43% en el área rural y 13% en la zona urbana. Allí hay un tremendo reto. Del estudio también se desprende que Cajamarca y Huancavelica son las regiones más pobres, con 43.8% para la primera y 50.9% para la segunda. Así es, ¡Cajamarca, vuelve a estar dentro de las regiones con mayor pobreza!

En el 2015 existían tres regiones con mayores índices de pobreza: Amazonas, Cajamarca y Huancavelica. No obstante, la primera (Amazonas) ha salido de aquel grupo. Desde este portal sostenemos que solo el crecimiento económico puede reducir pobreza, crear empleo y mejorar la vida de millones de peruanos. Para ello se necesita prender todos los motores que tiene la economía peruana y realizar las reformas urgentes y centrales para reducir la tramitología y la burocracia del Estado. Es decir, las reformas de segunda generación.

No obstante, la región Cajamarca es un caso especial. Hoy la pobreza afecta a alrededor del 45% de su población y además tiene a siete de los veinte distritos más pobres del país. En toda la región hay recesión desde el 2008, la inversión privada está por los suelos y la pública igual. Según el Índice Compuesto de Actividad Económica (ICAE), un anterior informe preparado por el Instituto Peruano de Economía (IPE), en el último trimestre del 2016 la economía de Cajamarca cayó en -5.3%. Con semejantes números, ¿cómo no va a persistir la pobreza? El desempeño económico de la región Cajamarca ha sido malo en todo el 2016 y en los primeros meses de este 2017. El IPE añade que Cajamarca ocupa el penúltimo lugar entre todas las regiones del Perú en crecimiento económico; solo supera a Loreto, región que se hundió por la baja producción de hidrocarburos.

Si hoy Cajamarca tiene tan magro desempeño económico y social se debe a una gran parte de sus autoridades regionales, locales y congresistas se han convertido en los principales líderes antimineros de la región. Este movimiento antiminero ha logrado paralizar las inversiones proyectos como Conga, Galeno y Michiquillay. Si estos proyectos lograran ejecutarse, la región tendría una inyección económica de más de US$ 10,000 millones, que generarían empleo y articularían círculos económicos virtuosos. Además se desarrollarían otros servicios, y cientos de comunidades lograrían una mejor calidad de vida, superando la pobreza.

Pero ello no sucede porque el radicalismo antiminero se encargó de matar a la gallina de los huevos de oro. En el 2005, la minería moderna generaba el 40% del PBI regional, pero hoy representa apenas el 25%. Además, entre el 2007 y el 2015 la agricultura solo ha crecido un 6%, mientras que en el mismo periodo el promedio nacional fue de 32%. Todo lo contrario sucede en Apurímac, donde la minería es la gran palanca de desarrollo de los pueblos de Tambobamba, Cotabambas, Challhuahuacho.

Si en Cajamarca no hay crecimiento económico es porque la minería ha sido liquidada y porque existe un movimiento antiminero y antiinversión que sueña con el paraíso estatista. ¡Por eso la pobreza persiste en Cajamarca!