EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
La agroexportación, la clase media agraria y los desafíos futuros

Economía

La agroexportación, la clase media agraria y los desafíos futuros

27 de Febrero del 2017

Caso Odebrecht detendría el avance del sector

Funcionarios de la Asociación de Gremios Agroexportadores del Perú (AGAP) sostienen que existen razones para creer que en el 2021 el valor de las agroexportaciones se duplicaría. Una de esas razones es que el mercado asiático comprará alrededor de US$ 270 millones, cuando hace cinco años solo compraba por un valor de US$ 57 millones. Según cifras oficiales del Ministerio de Agricultura, el valor de las agroexportaciones (tradicionales y no tradicionales) en el 2016 alcanzó los US$ 5,550 millones, 8% más que en el 2015 (US$ 5,128 millones). Semejante cifra señala que el sector agroexportador es uno de los motores del crecimiento de la economía y de la generación de empleo, y que ya representa un quinto del total de nuestras exportaciones

En los últimos quince años las regiones del norte y sur del Perú (Lambayeque, La Libertad, Piura, Tumbes, Ica) han experimentado un aumento de su clase media, la reducción de la pobreza y el crecimiento del empleo. ¿A qué se debe semejante proeza? A varios factores, entre ellos la irrupción de la agroexportación como motor de desarrollo económico. En Piura, en el periodo 2004-2014 la pobreza se redujo de 60% a 34%, casi 30 puntos porcentuales. Y un documento de la empresa Arellano Marketing sostiene que en Piura la clase media representa el 34% de la población. Por supuesto, no debemos olvidar que esto también se debe a las leyes promocionales que se promulgaron en el 2000.

En Ica también hay una clase media agraria y pleno empleo, y la pobreza se ha reducido a solo 4% en el 2016. Estas cifras se dan gracias al retorno del capital y las inversiones al campo. Según AGAP, entre el 2000 y el 2014 la agroexportación en Ica creció quince veces. Si comparamos los números, en el 2000 la exportación de productos agrícolas representó US$ 48 millones, en tanto que en el 2014 ha sido de US$ 750 millones. Un gran logro que ha generado bienestar social en la región iqueña.

Pero los problemas políticos podrían frenar el avance de la agroexportación. La investigación de la justicia peruana contra las empresas brasileñas por actos de corrupción a funcionarios y políticos ocurridos en el periodo 2004-2016 tendrá consecuencias directas en el sector agroexportador y en el crecimiento de la clase media. ¿Cómo así? Sucede que la empresa Odebrecht está ejecutando varios proyectos de irrigación de suma importancia para el país, como son Chavimochic III y Olmos. Hoy Odebrecht ha pedido al Gobierno Regional de La Libertad una indemnización de US$ 100 millones. Ya la paralización del proyecto ha ocasionado la pérdida de aproximadamente 2,000 puestos de trabajo en diciembre último, y otros tantos puestos de trabajo indirectos. De otro lado se proyecta que un promedio de 150,000 puestos de trabajo privados se estancarían si no se termina la tercera etapa, prevista en un primer momento para el 2018.

El Gobierno Regional de La Libertad es la institución encargada de entregar los terrenos para estos proyectos. Para reiniciar las obras, paralizadas hace un mes, los consejeros que integran el Gobierno Regional de La Libertad se han opuesto a firmar una adenda del proyecto de aproximadamente US$ 100 millones. Con la investigación de la justicia a la empresa Odebrecht, la negativa del Consejo de La libertad de aprobar la adenda y las declaraciones del presidente PPK de que “Odebrecht debería retirarse”, los funcionarios de la empresa están vendiendo el 73% de acciones del consorcio Río Santa Chavimochic. Si ello ocurriese, el proyecto Chavimochic III se paralizaría de forma definitiva, a pesar de que ya está avanzado en un 80%.

Hoy el problema principal del Perú es la infraestructura. Se estima que el déficit en infraestructura del sector agricultura alcanza aproximadamente los S/. 5,000 millones. El sector agroexportador, que ha reducido la pobreza y ensanchado la clase media, no puede parar. El gobierno pepekausa no debe permitir que se paralice la construcción de Chavimochic.