EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
¿Conga no va en el 2017?

Economía

¿Conga no va en el 2017?

3 de Enero del 2017

Administración PPK carece de estrategia para gestionar conflictos

En una reciente entrevista el ministro de Economía, Alfredo Thorne, sostuvo que no da por enterrado el proyecto minero Conga ya que los precios de los minerales, sobre todo del oro, se han disparado y muchos proyectos ahora son rentables. No obstante, Carlos Gálvez —presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía y vicepresidente de la minera Buenaventura (accionista de Conga)— señaló que ve imposible que Conga salga en este año por los conflictos sociales relacionados con el proyecto. “Sin paz social, es difícil que puedan salir los proyectos mineros”, agregó el presidente de la SNMPE.

Según un reporte el BBVA Research existen más de US$ 10,000 millones en proyectos paralizados por conflictividad social. De allí que para que el sector minero y las inversiones se recuperen se necesita de paz social. A pesar de que los precios internacionales de los minerales pueden están en alza, no es la principal razón para que se logren ejecutar proyectos mineros como Conga o Tía María. El titular de Economía se equivoca cuando indica que el precio es motivo suficiente para que el proyecto Conga, cuya inversión representa alrededor de US$ 4,500 millones pueda continuar. Si el proyecto Conga se ejecuta, solo en los primeros años puede crear más de 3,000 puestos de trabajo directo y generar un círculo virtuoso de la economía local.

El gobierno necesita una estrategia para reducir y gestionar los conflictos sociales alrededor de las industrias extractivas. Hasta el momento, el gobierno pepekausa ha fallado en todas las líneas para solucionar los proyecto. Allí están Las Bambas, Chumbivilcas y el llamado Corredor Minero del Sur andino, amenazado por el movimiento antiminero. La conflictividad social es la razón principal para que las inversiones mineras se reduzcan. Por ejemplo, la inversión minera ha bajado considerablemente: en el 2013 fue de US$ 10,000 millones, en el 2016 fue de US$ 4,000 millones y en el 2017 será de US$ 2,000 millones. Sin duda, una mala noticia.

Hace algunos días, el mismo presidente Pedro Pablo Kuczynski señaló que en los primeros días de enero iría al Valle de Tambo, zona de influencia del proyecto Tía María, para escuchar a los pobladores. La actitud del presidente es buena, pero algo ingenua. Refuerza la idea de que este gobierno no tiene articulada una estrategia para sacar adelante los proyectos mineros. Si el presidente PPK va al Valle de Tambo se encontrará con una movilización de los sectores ideologizados antimineros que rechazan en todo sentido al proyecto Tía María.

El gobierno pepekausa está dejando la responsabilidad de la solución de los conflictos a las empresas mineras. En los últimos días hemos visto que el gobierno pepekausa, a través del vicepresidente y ministro de Transportes, Martín Vizcarra (responsable de la negociación con las comunidades alrededor de Las Bambas), expuso innecesariamente a la empresa minera MMG, concesionaria del proyecto. En una reunión con los líderes y autoridades de las comunidades aledañas al proyecto minero en Tambobamba, sin consultar con la compañía, Vizcarra indicó que la empresa minera otorgará alrededor de S/. 800 millones.

Es difícil que los proyectos mineros salgan adelante si el Perú no ofrece un clima social de paz con las comunidades y localidades adyacentes a los proyectos. El gran reto de este gobierno es desarrollar una estrategia sostenible para que el motor minero se encienda otra vez.