Cultura

Vengadores Guerra Infinita: más cómic que cine

Crítica de tan esperada reunión de todos los superhéroes de Marvel

Vengadores Guerra Infinita: más cómic que cine
  • 07 de mayo del 2018

 

En el Perú, como en casi como en todas partes, Avengers Infinity War (2018) se ha convertido en una de las películas más taquilleras en lo que va del año. Eran grandes las expectativas en torno a esta película, dirigida por los hermanos Anthony y Joseph Russo (responsables de las dos últimas entregas del Capitán América), y que reúne nada menos que a una veintena de los superhéroes más populares del Universo Marvel (MCU) para enfrentarse al poderoso Thanos, quien amenaza con eliminar a la mitad de los seres vivos existentes. Dos horas y media de acción trepidante y fantástica, tan arrolladora que no hay lugar para el desarrollo de personajes, intrigas, ideas o dramatismo; es decir, sin nada de aquello que hace que las películas sean mucho más que entretenimiento.

A Thanos ya lo conocíamos por algunos filmes del MCU: uno de esos malvados de una sola pieza, y que en esta oportunidad está decidido a reunir las seis gemas del infinito (alma, poder, tiempo, realidad, espacio y mente) que le darán el poder para hacer realidad su plan. Así, Thanos envía a sus temibles emisarios a buscar esas gemas, defendidas cada una de ellas por un grupo de superhéroes, que les dan dura lucha. Dr. Strange, Iron Man y Spiderman sostienen una larga batalla por la gema del tiempo; mientras que Visión, Bruja Escarlata y Viuda Negra hacen lo mismo por la gema de la mente, y así sucesivamente. La batalla final se da en Wakanda, el misterioso reino africano de Pantera Negra, donde Thanos y su ejército luchan contra todos los superhéroes reunidos para conseguir la última gema, pues ya posee las otras cinco. El final es sorprendente y tiene grandes consecuencias, que no revelaremos aquí para no “espolear” a los lectores.

Entre los logros de los hermanos Russo está sostener el intenso ritmo narrativo, dosificando acertadamente mínimas secuencias de diálogos entre los personajes. También es un acierto mantener la personalidad de cada uno de estos héroes, a pesar de la brevedad de sus apariciones; y en este aspecto un elemento muy importante es el particular sentido del humor de muchos de ellos, mostrado incluso en medio de las más violentas peleas. En cuanto a los aspectos visuales, se mantienen los altos estándares de las más recientes entregas de Marvel, incluyendo el buen manejo del 3-D; aunque sin llegar a las altas cotas alcanzadas en Dr. Strange (2016) y Pantera Negra (2018).

Por el lado de los “errores”, el más evidente es que al haber tantos superhéroes, limitados a pequeñas participaciones, el papel protagónico inevitablemente tenía que recaer en el propio Thanos, verdadero motor y eje de la historia. Pero Thanos como personaje resulta lamentable desde su propia imagen, pues no pasa de ser un “dibujo” de cómic llevado a tercera dimensión: demasiado rígido e irreal. A eso se suma su (falta de) personalidad, casi sin matices ni historia (los breves esbozos que se le dan resultan insuficientes). Pero el mayor error es no haber trabajado la historia central para convertirla en algo más que un vistoso episodio de cómic (es decir, una ficción dirigida al público adolescente). Y eso es precisamente lo que lograron Christopher Nolan en su trilogía sobre Batman (2005-2012) o más recientemente Patty Jenkins con La mujer maravilla (2017), por mencionar solo dos buenas adaptaciones del cómic al cine.

Ya desde la idea central (juntar las cinco joyas que dan poderes mágicos a su portador) esta historia resulta demasiado infantil (era necesaria una justificación más o menos racional). Y mucho más lo es el “caprichoso” poder de Thanos, quien puede eliminar a la mitad de la humanidad con un chasquido de sus dedos, pero no logra siquiera noquear al Capitán América de un buen puñetazo (y a pesar de que ya posee las gemas); o aniquilar a los Guardianes de la Galaxia cuando estos intentan matarlo (les perdona la vida y los deja ilesos). Son las reglas del cómic: los superhéroes no deben morir, y si mueren volverán a la vida en una siguiente entrega. Acaso Avengers Infinity War cumpla con las expectativas de los fanáticos de los cómics, pero definitivamente no está entre las mejores películas basadas en el Universo Marvel.

 

  • 07 de mayo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Nelson Mandela: Un largo camino hacia la libertad

Cultura

Nelson Mandela: Un largo camino hacia la libertad

  Hace exactamente un siglo —el 18 de julio de 1918—...

19 de julio
Centenario de Ingmar Bergman

Cultura

Centenario de Ingmar Bergman

  Autor de más de medio centenar de películas, que...

13 de julio
Peruanismos periodísticos

Cultura

Peruanismos periodísticos

  Los periodistas tiene un enorme poder del que muchas veces no ...

12 de julio

COMENTARIOS