EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Leonard Cohen (1934-2016)

Cultura

Leonard Cohen (1934-2016)

14 de Noviembre del 2016

Uno de los grandes cantautores del siglo XX

El jueves de la semana pasada la noticia de la muerte del escritor y cantautor canadiense Leonard Cohen (Montreal, 1934) conmocionó al mundo del arte y la cultura. En realidad el lamentable suceso ocurrió el lunes (7 de noviembre), pero la familia de Cohen recién lo hizo público tres días después, y hasta el momento no da a conocer las causas de la muerte. Desde entonces no se han dejado de publicar reconocimientos y homenajes en todo el mundo, pues Cohen junto con Bob Dylan (reciente Premio Nobel de Literatura) fueron los grandes cantautores que cambiaron el rumbo de la música popular a partir de los años sesenta, otorgándole categoría literaria —y artística en general— al entonces naciente género del rock.

Proveniente de una familia judía (de ascendencia polaca), Leonard Cohen nació el 21 de septiembre de 1934 en Montreal (Quebec). Desde muy joven se aficionó tanto por la literatura como por la música, en ambos casos con influencia hispana: poesía de García Lorca y guitarra flamenca. En 1951 ingresó a la Universidad McGill (Montreal), y un año después de su graduación publicó su primer libro de poemas Let us compare mythologies (1956). Continuaría publicando poemarios y novelas durante los años sesenta, y también incursionó en la escena folk de los bares bohemios de Nueva York, con canciones basadas en algunos de sus poemas. Una de esas canciones, “Suzanne”, trascendió la escena neoyorquina y se popularizó en diversas versiones, lo que llevó a la importante empresa Columbia Records a contratar a Cohen.

El primer álbum de Cohen fue Songs of Leonard Cohen (1967), y es considerado un hito de la música folk. Estuvo más de un año en las listas de discos más vendidos en Estados Unidos y Gran Bretaña, y marcó a toda una generación de cantautores de todo el mundo; entre ellos el español Joan Manuel Serrat, quien hizo una versión en catalán de “Suzanne”. El dato sirve para establecer las diferencias entre Cohen y Dylan: mientras Dylan era versionado por los Rolling Stones, Jimmy Hendrix y otros grandes del rock; Cohen lo era más bien por otros cantautores, desde Serrat hasta James Taylor. Esto debido a la temática más intimista y subjetiva de sus canciones, centradas casi siempre en el amor de pareja, en la fe religiosa y en el destino humano. Y también por las características musicales de sus composiciones, más afines con las normas tradicionales del folk que con las audacias creativas del rock.

El primer ciclo creativo de Cohen se completa con los discos Songs from a room (1969) y Songs of love and hate (1971), en los que se encuentran temas clásicos como “Bird on a wire”, “Famous blue raincoat” y “Joan of Arc”. Con ellos, la fama y el prestigio de Cohen llegaron a un punto máximo, lo que lo llevó a realizar giras por todo el mundo, participar en los más importantes festivales musicales internacionales, grabar disco en vivo y hasta ser objeto de una película: Bird on a wire (1974). A partir de entonces Cohen comienza a asociarse con diversas personalidades para sus nuevos discos: con John Lissauer para New skin for the old ceremony (1975), con el controversial Phil Spector para Death of a ladies’ man (1976), con el grupo de jazz Passenger para Recent songs (1979) y nuevamente con Lissauer para Various positions (1984), que contenía su canción más conocida: “Hallelujah”, de la que se han hecho infinidad de versiones.

Cohen continuó desarrollando su obra con algunos silencios largos (el mayor entre 1992 y 2001), manteniendo la muy alta calidad de sus canciones en sus catorce álbumes de estudio. El más reciente de esos trabajos es You want it darker, lanzado el 21 de octubre de este año. Se trata de un muy buen disco, en el que Cohen repetidas veces afirma sentir la proximidad de la muerte. En el coro de la primer canción lo dice explícitamente: “Hineni, hineni / I’m ready, my Lord” (“Heme aquí, heme aquí / estoy listo, mi Señor). Cerró así una impresionante obra que le mereció reconocimientos como el Premio Príncipe de Asturias de Las Letras (2011), que han recibido escritores de la categoría de Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo y Philip Roth.