EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
El renacimiento de Pinglo

Cultura

El renacimiento de Pinglo

14 de Julio del 2017

Sobre 118 años del natalicio del “Bardo inmortal”

 Por tres días (14, 16 y 18 de julio) Lima podrá conocer más sobre el compositor peruano Felipe Pinglo Alva, quien fuera declarado por el Ministerio de Cultura del Perú como Patrimonio Cultural de la Nación un 25 de agosto del 2016, después de ochenta años de su fallecimiento (13 de mayo de 1936) y por un siglo de su vals “Amelia”, en diversos puntos del Centro Histórico.

Por estos días, hay una generación de jóvenes investigadores con la prioridad de descubrir, grabar y difundir la Canción Criolla de antes. A través de la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Lima, y una agrupación de la sociedad civil sin fines de lucro e identificada por la trayectoria del “bardo inmortal”: Los Amigos Pinglistas se prometen a investigar y difundir su obra desde hace un par de meses. El próximo martes 18 de julio desde las 8:30 p.m. en el Salón Dorado del Teatro Municipal de Lima se realizará el conversatorio “Hablando del Pinglo contemporáneo”, con la participación de José A. Llorens, José Feliz García, Fred Rohner y Rodrigo Sarmiento, investigadores de su obra. 

En declaraciones para El Montonero, Fred Rohner, filólogo e historiador de la música peruana, Pinglo al morir joven resulta conveniente que sea un icono para la “música popular”. Según el investigador, “un tipo que no grabó o aparentemente, hasta donde se sabe no grabó. Se puede tejer una leyenda. Una leyenda que ha sido fructífera, pues ha durado y sigue durando”.

Para el investigador, “muere en el momento justo”. De esta forma, lleva la bandera, “con lo que no quiero decir que—para que la gente no se enoje— las obras que son realmente de él tienen una modernidad, y belleza única también”. Los criollos dirán que estos comentarios son sacrilegios. Pero, es lo que sucede con diversas músicas y personajes.

Dentro de una familia en las dos primeras décadas del siglo XXI existen diversas culturas musicales. Desde reggaetón hasta electrónica, pasando por los valses, la chicha o el rock, entre otros. El Montonero apuesta por el estudio de cómo conviven y cómo se han logrado mantener juntos. Un punto más para la academia peruana. Ya es tiempo que se reconozca al vals criollo en sí, oficialmente (a la par no dejando pasar reconocimientos a quienes en vida traducen esas experiencias en la música), como lo que sucede en Argentina con el tango, o en Chile con la cueca. Es parte de nuestra identidad, ¿no?