EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Chuck Berry: rey negro del rock and roll

Cultura

Chuck Berry: rey negro del rock and roll

20 de Marzo del 2017

El maestro gamberro de los Beatles y los Rolling Stones

Sus canciones las han interpretado las más grandes estrellas del pop (desde los Beatles y los Rolling Stones hasta Celine Dion), están presentes en un sinnúmero de películas y hasta han sido enviadas al espacio, en el Voyager, para que los ET sepan qué escuchamos los terrícolas. Chuck Berry, fallecido el último sábado (a la edad de noventa años), fue uno de los músicos creadores del rock and roll (género que cambió radicalmente la música popular en todo el mundo), y además autor de canciones clásicas como “Johnny B. Goode”, “Roll over Beethoven”, “Rock and roll music” y “Sweet little sixteen”, entre muchas otras. Poseedor de todos los premios musicales (Grammy, Salón de la Fama del Rock, Real Academia Sueca de Música, etc.), en el año 2000 el presidente norteamericano Bill Clinton le otorgó el Premio Kennedy presentándolo como “uno de los músicos más influyentes del siglo XX”.

Berry nació en la ciudad de San Luis (Missouri), el 18 de octubre de 1926, con el nombre de Charles Edward Anderson Berry y en el seno de una humilde y muy religiosa familia afroamericana. Desde su etapa escolar destacó como guitarrista, interpretando los géneros musicales entonces de moda, desde el blues hasta el jazz. Pero su formación musical se vio interrumpida por un incidente callejero que le costó tres años de reclusión en un reformatorio para jóvenes. Fue liberado en 1947 y, ya casado, tuvo que dedicarse a los más diversos oficios para mantener a su familia; entre esos oficios estaba el de guitarrista en un trío que se presentaba en un bar más o menos popular. Ahí se inicia en verdad su carrera musical, pues el grupo se hizo de cierta fama y en 1954 comenzó a llamarse Chuck Berry Combo.

La segunda mitad de los años cincuenta fueron la época dorada de Chuck Berry. En julio de 1955 publicó su primer sencillo, “Maybellene” que fue un gran éxito, al que siguieron “You can´t catch me”, “Roll over Beethoven” y “Sweet little sixteen”, canciones fundadoras del rock and roll como género musical, y también destacables por los solos de guitarra de Berry. En 1957 publicó su primer LP, After school sessions, que no incluía a ninguna de las canciones mencionadas, pero sí nuevos éxitos como “School days” y “Too much monkey business”. A ese disco le seguirían One dozen Berrys (1957), Chuck Berry is on top (1958), Rockin at the hops (1960). Todos estos discos estaban llenos de excelentes canciones (hoy consideradas clásicos del rock and roll) que hicieron a Berry famoso en todo el mundo, y que le permitieron realizar exitosas giras por todo Estados Unidos. Lamentablemente esta etapa de su vida concluye cuando Berry es encarcelado, en diciembre de 1959, por delitos en la administración de uno de los clubes nocturnos que poseía.

Berry saldría de la cárcel tres años después, y retomó su carrera musical, pero ya sin el brillo de antes. Toda una generación de jóvenes músicos, que se habían iniciado haciendo covers de las canciones de Berry, estaban transformando al rock and roll en algo más ambicioso: el rock. Sin embargo, el legado de Berry estaba ya grabado en las mentes de estos jóvenes, que casi sin excepciones presentaron (en algún momento de su trayectoria artística) como suyas canciones que no eran sino pequeñas variaciones de viejos éxitos de Berry; desde los Beach Boys (“Surfin’ USA” es una obvia copia de “Sweet little sixteen”, según lo dictaminó un juez) hasta los Beatles, cuyo “Come together” inevitablemente remite a “You can’t catch me”, incluyendo algunos versos idénticos (en este caso parece que hubo un arreglo extrajudicial). Eso sí, esa primera generación de rockeros nunca dejó de reconocer la influencia que Berry tuvo sobre ellos; y hasta le hicieron grandes homenajes (hay uno en la película Volver al futuro), en los que el maestro se presentaba como un abuelo gruñón y gamberro, que no dudaba a en agarrar a puñetazos a sus afamados discípulos, como sucedió con Keith Richards.

La discografía oficial de Chuck Berry incluye, además de los títulos ya mencionados, otros treinta discos. El último de estos discoss Chuck, que está a punto de publicarse. Es el primer álbum desde Rock it (1979) en el que Berry incluye solamente nuevas canciones, en cuya interpretación estaba acompañado por sus hijos Charles e Ingrid, en guitarra y armónica respectivamente. Una buena despedida del abuelo gruñón del rock.