EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Ya llega la democracia a Cuba

Columna

Ya llega la democracia a Cuba

20 de Diciembre del 2016

El experimento de estatismo colectivista está muriendo

Mucho se ha hablado sobre el papel de Fidel Castro en la historia. A los gobernantes se les mide por su legado; entonces cabe preguntarnos ¿dónde cree que estará Cuba en diez años? ¿Seguirá siendo un baluarte del socialismo?

En diez años, en Cuba no se hablará de Fidel Castro ni del socialismo. Las fuerzas del mercado habrán terminado de sepultar lo que quede del estatismo colectivista que Castro implantó por décadas, gracias al uso de la fuerza y de las subvenciones financieras rusas y venezolanas. La crisis por la que atraviesa la economía venezolana ha terminado por asfixiar la forma artificial en que se ha mantenido la dictadura cubana.

Entonces, podemos preguntarnos en dónde está Cuba hoy en día. Los éxitos sociales sostenidos artificialmente se han ido extinguiendo. Por ejemplo, el tantas veces elogiado sistema de salud cubano se encuentra desactualizado, sin capacidad de sostener a los profesionales que buscan —como todos los cubanos— salir de la isla en búsqueda de un mejor destino. Sin capacidad de mantener el costo de los programas sociales, sin padrinos económicos, Cuba se verá obligada a renunciar al socialismo y profundizar en el tímido camino iniciado para permitir la inversión privada. Hoy ya hay inversión privada en turismo, en el agro y en algunas pocas áreas industriales. Por lo pronto, y mientras dure la apertura con Estados Unidos, el intenso número de viajes entre la isla y el continente permitirá mayor presencia de los cubanos exiliados, quienes podrán seguir ayudando a sus familiares ante la falencia total del Estado cubano.

Entonces ¿qué quedará de Fidel Castro? El mito para los ilusos románticos revolucionarios. Y algunas estatuas fruto de la devoción a la personalidad durante las décadas de dictadura castrista. Y nada más. Cuba retornará en la próxima década a la democracia y a una economía ordenada, que respete la propiedad privada. El experimento socialista está muriendo, si no ha muerto ya.

 

Juan Carlos Valdivia