Jorge Morelli

Jorge Morelli

Vizcarra descubre la democracia de baja gobernabilidad

La gobernabilidad requiere de la reforma de todo el Estado

Vizcarra descubre la democracia de baja gobernabilidad
Jorge Morelli
25 de abril del 2018

 

Si la inversión privada no irrumpe masivamente en la escena, no habrá crecimiento. La inversión pública no basta por sí misma para mover la economía. Es como tratar de arrancar un generador con una manivela, y el arrancador de la inversión —la pública y la privada— es la gobernabilidad. Esto ya lo ha comprendido con claridad el presidente Martín Vizcarra. Ha descubierto la baja gobernabilidad de nuestra democracia, pero aún no ha visto exactamente dónde está la falla en la arquitectura de nuestra democracia que origina la baja gobernabilidad.

Nuestra democracia es de baja gobernabilidad por falta de equilibrio de poderes. Produce una gobernabilidad precaria, insuficiente para proveer la seguridad jurídica que la inversión necesita. Por lo mismo, el Presidente ha comprendido también, acertadamente, que la gobernabilidad necesita de la bicameralidad. Pero aún le hace falta ver el escenario completo. La bicameralidad es solo la parte relativa al Congreso de la fallida arquitectura institucional, uno de los tres poderes del Estado. La gobernabilidad requiere también de la reforma de los otros dos: el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo.

Así parece avizorarlo el Gobierno al convocar a las regiones a debatir la descentralización para restablecer el equilibrio interno del Poder Ejecutivo. No parece divisar aún, en cambio, el papel crucial en la batalla contra la corrupción de la reforma de la justicia. Tampoco sabe qué hacer al respecto.

El secreto está en que no es posible reformar cada poder por separado. Lo que hace falta es restablecer el equilibrio entre los tres poderes del Estado, perdido en el Perú hace mucho tiempo. Es necesario rediseñar en la Constitución el sistema de las relaciones entre los tres poderes. Nada menos.

¿Parece una tarea imposible? No lo es. Francia lo consiguó en 1958 con el paso de la Cuarta a la Quinta República. Es lo que debemos hacer. Hasta que ese rediseño se aborde con decisión política unánime, la falla en la arquitectura institucional continuará allí y la nuestra seguirá siendo una democracia de baja gobernabilidad.

 

Jorge Morelli
25 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

El símbolo del águila

Columnas

El símbolo del águila

  Los bonos del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos son la pro...

16 de mayo
¿Giro momentáneo o cambio de tendencia?

Columnas

¿Giro momentáneo o cambio de tendencia?

  El alza sostenida del oro y del cobre, que ha salvado a la eco...

09 de mayo
Despojos de la batalla

Columnas

Despojos de la batalla

  Hoy se presenta el presidente del Consejo de Ministros ante el...

02 de mayo

COMENTARIOS