Román Cendoya

Román Cendoya

Vacancia y vagancia

Por el debate sobre la vacancia en el Congreso no se legisla

Vacancia y vagancia
Román Cendoya
16 de marzo del 2018

 

La vacancia es un instrumento político constitucional que otorga un importante papel regulador al Congreso. Es un instrumento de enorme calado político que va mucho más lejos de un “te quito a ti para ponerme yo, o para poner a...”. Es quizás la más importante potestad de los congresistas, en tanto en cuanto lo que hace es corregir la voluntad directa de los ciudadanos. El Congreso, elegido por el pueblo, destituye al presidente que tiene una legitimidad mayor por haber sido elegido directamente por el pueblo.

Alguien me puede preguntar ¿por qué el presidente puede tener una legitimidad mayor si los congresistas también los ha elegido el pueblo? La legitimidad mayor viene de que la elección de quiénes van en las listas tiene un filtro previo que son los partidos. Y el congresista, una vez electo, se apodera de su escaño y puede terminar siendo el máximo rival del líder que lo metió en la lista, que presentó un proyecto que obtuvo, dentro de ese proyecto, un mayor respaldo. Y ahora puede estar haciendo todo lo contrario. Le podemos poner muchos nombres pero quizás el ejemplo más significativo sea Kenji Fujimori, quien antepuso su interés familiar a su obligación política. Su actitud convirtió el legítimo indulto humanitario, como debería recibir el general Nicolás Hermoza, en una corrupción política de cambio de favor por votos.

Ahora que nos enfrentamos a otro proceso de vacancia es bueno definir que, como instrumento político contemplado por la ley, es un instrumento de legítimo uso. Si el presidente consiguiera seguir adelante y mantener su puesto, el momento político se debería contemplar como un inicio de legislatura con todas las consecuencias políticas para el apoyo de su acción de Gobierno (si es que esta existe).

Si la vacancia tiene éxito, quien se hiciera cargo del país por legitimidad democrática debería plantear su mandato como un periodo corto. orientado a la celebración de unas elecciones para que sea el pueblo el que vuelva a hablar. Y más cuando sus elegidos, en año y medio, por fobias y filias, porque sí o porque no, han cambiado de bancada y posición, dibujando un Congreso totalmente diferente al que eligió el pueblo. La diferencia entre una mayoría absoluta y una mayoría simple, por ruptura de bancada, es de tal calado político que requiere de una nueva consulta al pueblo, para que sea este el que ponga su voluntad en su sitio. Cualquier otra situación supondría una preocupante usurpación —por interpretación individual e interesada— de la voluntad popular.

Además, una más que preocupante realidad es el peligroso estado en el que ha caído el Congreso, por la ausencia absoluta de acción política. El Perú no puede estar parado por Lava Jato, el monotema de la corrupción y, como consecuencia, las vacancias. La única acción política desarrollada por el Congreso junto con el Gobierno ha sido realizada tarde y mal. Con un mes de retraso, la ley que sustituye al D. U. N° 003 está escrita con urgencia y construida entre todos, con la tradicional entorpecedora tramitología. Y lo que es más grave, manteniendo la violación de la constitucional presunción de inocencia de empresas y empresarios.

Llevamos un largo periodo, en una corta legislatura que se está haciendo eterna por el absoluto desgaste del presidente, protagonizado por la posibilidad de “vacancia”. Al punto que lo que caracteriza a este periodo es la vagancia política. No se hace nada. No se legisla nada. No se promueve nada. Y el país, cansado, está languideciendo. La falta de acción política es la que eleva a categoría el ruido que generan en las tertulias y entrevistas los seis gritones del patio televisivo. Y no puede ser. El Perú y los peruanos no se merecen esta paralización del país. Lo que está realmente vacante en el país es la acción política.

 

Román Cendoya
16 de marzo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ante crisis judicial, soberanía popular

Columnas

Ante crisis judicial, soberanía popular

Que el presidente haya podido pensar en recurrir a las Naciones Unidas...

17 de agosto
El “fujimontesismisno” de la democracia

Columnas

El “fujimontesismisno” de la democracia

  La toma de posesión de Martín Vizcarra supone la...

30 de marzo
Zavala y Keiko, unidos por el interés

Columnas

Zavala y Keiko, unidos por el interés

Las consecuencias podrían ser terribles para el país Presentar un...

15 de septiembre

COMENTARIOS