Giovanna Priale

Giovanna Priale

SUNAT: percepción versus realidad

Los monopolios no regulados nunca son buenos

SUNAT: percepción versus realidad
Giovanna Priale
22 de junio del 2018

 

Cuando trabajé en un diario peruano, como editora de economía, aprendí la responsabilidad de contrastar las fuentes para validar una noticia. Y también que la percepción que el público obtenga de un tema puede terminar convirtiéndose en realidad. En estos días han aparecido buenas noticias para la recaudación de seguridad social por parte de la Sunat. Según esta información, la cifra de lo cobrado para ONP y Essalud en abril del 2018 ascendió a S/ 1,255.98 millones, 15% más que hace un año.

En ambos casos, por cada S/ 10 recaudados, S/ 1.4 son para SUNAT en calidad de agente recaudador y cumpliendo con el monopolio que le otorgó el marco jurídico aprobado en las legislaciones pasadas. Al respecto, conversaba hace unas semanas con algunos funcionarios del sector público sobre los costos de la recaudación. Mientras empresas privadas podrían realizar este trabajo cobrando S/. 0.14 por los mismos S/ 10, con la misma e incluso mayor eficiencia, la ley impide que los afiliados a la ONP y a Essalud paguen menores comisiones. Con ello se reducen los ingresos de ambas instituciones y se afecta la calidad de los servicios que se podría brindar a los trabajadores.

Los monopolios no regulados nunca serán buenos. Eso está más que claro. Y si en el mercado existen alternativas que pueden costar la décima parte, pues es evidente que todos ganamos. Entiendo claramente que la caja de Sunat por el no cobro de la comisión se reduce, pero ya expertos de la OCDE han señalado que una institución de recaudación tributaria debe dedicarse solo a eso, a recaudar impuestos, por un tema de especialización y eficiencia.

De manera que este tema debería formar parte de una mesa de trabajo en la que el Ejecutivo y el Congreso dialoguen, con la finalidad de generar esquemas que le mejoren la vida al afiliado, al trabajador y a sus familias. Recordemos que el fin de cualquier estrategia de política pública radica en promover el bienestar de sus ciudadanos.

Si a eso le sumamos que hoy el uso de las plataformas tecnológicas permite reducir de manera sustantiva los costos de cualquier solución de recaudación y acreditación, resulta más que evidente que las tarifas establecidas hace más de una década resultan sumamente caras y terminan castigando a la población de ingresos más bajos. Así, a un trabajador que recibe un sueldo mensual de S/ 850, el empleador le retiene S/ 12 por comisión de recaudación para SUNAT; mientras que el privado le cobraría S/. 1.2.

Ya es hora de actuar pensando en el que está del otro lado del mostrador.

 

Giovanna Priale
22 de junio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Litio y competitividad: una oportunidad

Columnas

Litio y competitividad: una oportunidad

  Hace unos pocos días una mina de litio —metal con...

20 de julio
No a la corrupción: un enfoque económico

Columnas

No a la corrupción: un enfoque económico

  Hace unos días fuimos testigos de la corrupción ...

13 de julio
Nada más noble que ser médico

Columnas

Nada más noble que ser médico

  Hace ya algunos años, mi papá —que hoy ya ...

06 de julio

COMENTARIOS