Carlos Arnillas Denegri

Carlos Arnillas Denegri

Sendero quiere pescar en río revuelto

Se debe combatir al terrorismo en varios frentes

Sendero quiere pescar en río revuelto
Carlos Arnillas Denegri
07 de diciembre del 2017

 

Mientras los Poderes del Estado están enfrascados en pugnas, debates y denuncias sobre la corrupción desatada en las más altas esferas por los destapes de Odebrecht —madre de todas las corrupciones en Brasil y en nuestro continente— Sendero Luminoso viene desarrollando silenciosamente una estrategia de desestabilización del sistema democrático peruano.

Movadef no solo invade con sus pintas subversivas las carreteras y zonas periféricas de la capital y el norte chico, además infiltra a sus huestes en programas sociales como Vaso de Leche y los Comedores Populares. Y ante la prohibición de contratar profesores procesados por terrorismo en los planteles del Estado, estos laboran clandestinamente en institutos y colegios particulares de las zonas populares, difundiendo su ideología sin control alguno.

No olvidemos que el Movadef es el organismo de fachada de Sendero Luminoso y del “pensamiento Gonzalo”. Representa al más grande genocida de nuestra historia, Abimael Guzmán Reynoso, quien dentro de sus atroces crímenes ordenó la matanza de la calle Tarata de Miraflores, y lleva sobre sus hombros la muerte de decenas de miles de peruanos y pérdidas materiales por miles de millones de dólares.

Hoy, envalentonado por la pasividad del Gobierno, se enfrenta abiertamente a la Policía y a la Justicia. Este genocida se atrevió a desafiar al Estado el pasado martes, amenazando a la procuradora antidrogas, Sonia Medina, a quién le dijo “No sabes con quién te has metido” y —acto seguido— hizo un gesto con su mano derecha en forma de pistola, dando a entender que sería trágico su final. Y continuando con sus desplantes, abandonó la sala de la Base Naval del Callao, haciendo caso omiso a las órdenes de los magistrados que lo juzgaban.

Lamentablemente los senderistas se sienten hoy envalentonados, porque el Poder Judicial y el Gobierno son demasiado complacientes con movimientos terroristas como el Movadef y el Fudepp, que deberían ser considerados fuera de la ley para evitar que el cáncer del “pensamiento Gonzalo”, que preconiza la destrucción y la muerte, siga envenenando a la juventud peruana, a través de una “carrera de resistencia”, como ellos califican al avance de su ideología. Sendero aprovecha que tenemos un Gobierno débil y errático, con muchas autoridades corruptas y un sistema de justicia benevolente, para seguir haciendo de las suyas.

Lo peor es que la situación se agrava por falta de detectives, que son los agentes especializados que desaparecieron en 1988 por una desafortunada medida decretada por Alan García Pérez. No olvidemos que los agentes del GEIN que capturaron al criminal Abimael Guzmán y a sus huestes fueron miembros de la desaparecida Policía de Investigaciones del Perú, que debería ser restablecida de inmediato.

Muchos creen que la Fuerza Armada es suficiente para combatir el terrorismo; pero olvidan que se trata de profesionales para la guerra, que no son agentes preparados para hacer inteligencia en el medio civil ni para infiltrarse en los organismos de fachada de Sendero Luminoso. Al terrorismo se le tiene que combatir en varios frentes: en el político a través del Gobierno, el Congreso y los partidos políticos legalmente constituidos; y en el judicial, con jueces y fiscales a los que no les tiemble la mano a la hora de dictar sentencia.

Hay que combatirlos también en las escuelas y en las universidades, en el hogar y en las plazas públicas, para acabar definitivamente con éste cáncer que sumió en el dolor y la miseria a millones de peruanos durante 25 años, y que ahora amenaza con brotar nuevamente.

El 12 de diciembre la Sala Penal Nacional, revisará los videos que contienen las amenazas de Abimael Guzmán a la procuradora, Sonia Medina, y al día siguiente iniciará el juicio por “apología del terrorismo” contra los cabecillas del Movadef. Ojalá sobre ellos recaiga un castigo ejemplar, para que el mal ejemplo no cunda nunca más en los sectores que vienen siendo eficazmente subyugados por Sendero Luminoso.

 

Carlos Arnillas Denegri
07 de diciembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Los Humala en su hora más difícil

Columnas

Los Humala en su hora más difícil

  El recurso de casación planteado por la defensa de Olla...

14 de diciembre
Se va cerrando el círculo

Columnas

Se va cerrando el círculo

  Con la decisión de Manuel Chuyo, juez del Sistema Antic...

30 de noviembre
¿Kuntur Wasi es otro Odebrecht?

Columnas

¿Kuntur Wasi es otro Odebrecht?

El Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski está demostrando —en...

23 de noviembre

COMENTARIOS