EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Reforma política impostergable

Columna

Reforma política impostergable

18 de Mayo del 2017

Valorar el aporte de la congresista Patricia Donayre y su grupo de trabajo

Dos semanas han pasado desde que escribí sobre la reforma política. Dos semanas desde que señalé, convencido, que el esfuerzo liderado por Patricia Donayre era el más serio que se había dado en nuestro país respecto a ese tema. Lamentablemente el día que se tenía que celebrar que el parlamento culmine con el encargo planteado a la mesa de trabajo que la congresista dirigía, se ha visto ensombrecido por puntos de vista contradictorios y por una pérdida de tiempo en un debate absolutamente improductivo. En un país donde las comisiones o mesas de trabajo pocas veces cumplen con sus plazos, cuando los honrar, paradójicamente, son cuestionadas.

No me interesa ingresar a una polémica que más corresponde al servicio burocrático del parlamento que a la política. Que si lo entregado es insumo o dictamen no me atañe. Me interesa señalar la responsabilidad del Poder Legislativo de liderar un cambio en la estructura política que nos rige, que simplemente ha demostrado ser obsoleta.

Se sabe que el principal problema que tenemos es el institucional, y dentro de ello lo político es fundamental. En el mundo, a raíz del predominio de la opinión instantánea y las redes sociales, se discute sobre la representatividad política y la forma como esta se devalúa permanentemente. Si queremos estar a la altura de las exigencias modernas no podemos ser ajenos a este ambiente de cambios. Si seguimos indiferentes y en nuestra zona de confort —es decir, retozamos en la actual estructura política—, más temprano que tarde esta devendrá en inútil. Y el empoderamiento de los poderes fácticos, desde la delincuencia organizada hasta el interés económico, tomarán el poder y será nefastas las consecuencia.

Por eso es fundamental ver la problemática en su correcta dimensión. Si el informe de la mesa de trabajo de Patricia Donayre es insumo, pues se debe tomar como insumo principal. No todas las materias que conforman una estructura son fundamentales. Y sobre él, cual columna vertebral, construir la reforma política que el Perú exige y necesita. Esa es la labor que ahora debe liderar la presidencia de la Comisión de Constitución; en un plazo que, limitado a la presente legislatura, no será suficiente y que, por tanto, debe ir más allá de la presente y continuar, cual proceso, en los meses siguientes.

La reforma la lidera el Congreso, pero nos pertenece a todos. El desafío es encontrar el modelo que permita que nuestro sistema político, con toda su complejidad, tenga un comportamiento más eficiente. Confío en que lo podemos afrontar.

Juan Sheput