EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Proyecto de ley contra la salud

Columna

Proyecto de ley contra la salud

11 de Marzo del 2016

Iniciativa no resuelve los problemas de salud pública

La comisión de Salud del Congreso de la República ha dictaminado un proyecto de ley por iniciativa del Ejecutivo que en lugar de resolver los problemas de salud pública de nuestro país los empeorará. Esperamos que el Pleno del Congreso corrija el proyecto o lo devuelva a la comisión de Salud  y a la comisión de Presupuesto para un mejor estudio.

El proyecto de Ley es el 5151/2015-PE y tiene la  finalidad de modificar la Ley General de Salud, 26842, en lugar de  corregir los errores que contiene el Decreto Legislativo 1161, parte del “paquete de 23 Decretos Legislativos” de la mal llamada reforma de salud. Es decir, en lugar de corregir el DL 1161, el gobierno del presidente Humala continúa con  la destrucción del Sistema Nacional de Salud.  

¿Cuál es el problema que debió encarar el proceso de reforma de salud?. Adecuar la legislación sanitaria al proceso de descentralización.  ¿Qué hizo el gobierno?.  Centralizó el financiamiento a través del SIS, incluida la compra nacional de medicamentos. Desactivó los mecanismos de articulación del sistema entre los gobiernos nacional, regional y local. Eliminó la rectoría del ministerio de Salud sobre todo el Sistema Nacional de Salud. Implantó los convenios de gestión con las regiones que se convirtieron en letra muerta y sin ningún mecanismo de coerción o exigencia legal por el incumplimiento. Es decir la rectoría la transformó en contratos. El mismo trato que se le da al sector privado. El norte del “paquete legislativo” es desinstitucionalizar al ministerio de Salud. Inclusive, a sus equipos técnicos los marginaron y maltrataron con menores remuneraciones con la finalidad que abandonen.

¿Cuál ha sido el resultado?. Cada gobierno regional  ha creado su pequeño ministerio de salud con autonomía total. Sin embargo, los problemas de salud pública son nacionales. La lucha contra las epidemias, los desastres y las enfermedades tienen alcance nacional. El ministro de Salud, cree que es sólo de epidemias, craso error. Es también de las enfermedades no epidémicas más comunes, porque el sistema de salud funciona como un todo. Un paciente de una región necesita de otra región para sanarse, porque no todas las regiones están igualmente equipadas. Esa proliferación de autonomías sanitarias, que hemos llamado atomización sanitaria, ha hecho que el ministro se pasee por todo el Perú sólo como turista, porque nadie le hace caso.

La Ley de base de la descentralización señala con toda claridad que las funciones de salud pública son compartidas en los tres niveles de gobierno. ¿Qué hizo la mal llamada reforma de salud de Ollanta Humala?, las transfirió. No comprendió que compartir no es lo mismo que transferir.

Además, yo he presidido una comisión de estudio en el seno del consejo Nacional de Salud que es el órgano consultivo, coordinador y articulador presidido por el ministro y producto de ese estudio amplio con reuniones con múltiples actores nacionales regionales y locales y de la sociedad civil planteamos 2 proyectos, uno de ley y el otro de Decreto Supremo. ¿Cual era el objetivo? Fortalecer la rectoría del ministerio de Salud, corregir el Decreto Legislativo 1161, de organización y funciones del Minsa y otros de la mal llamada reforma de salud, compartir las funciones de salud pública con la regiones y los gobiernos locales y generar mecanismos de seguimiento y control y de ser necesario sanción por incumplimiento de las funciones compartidas por los gobiernos sub nacionales.

Ese trabajo ha sido tirado al tacho. ¿qué propone el Proyecto de Ley  5151/2015-PE?, en el inciso A insiste en que las funciones han sido transferidas. Es decir contrario a la ley de bases de la descentralización. Y en segundo lugar le asigna al “Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de enfermedades” como responsable de dirigir y ejecutar medidas de respuesta efectivas e inmediatas de carácter temporal, cuando exista incumplimiento por parte de las regiones”. Increíble. ¿Ese es el problema? Por supuesto que no. Pero eso sí, el Proyecto es cuidadoso para que el MEF  transfiera fondos a este “súper Centro Nacional de Epidemiología” cuyo impacto y fiscalización serán difíciles de realizar, por no decir imposible.

El Pleno del Congreso debe enmendar la plana. Los candidatos presidenciales deben tomar nota de este despropósito.

 

Herberth Cuba García