Giovanna Priale

Giovanna Priale

Políticas inclusivas y crecimiento económico

Aciertos y errores de los programas sociales

Políticas inclusivas y crecimiento económico
Giovanna Priale
07 de julio del 2017

Aciertos y errores de los programas sociales

Hace ya varios años las políticas inclusivas forman parte del arsenal de estrategias de política económica cuando se aspira a que el crecimiento económico genere, al mismo tiempo, oportunidades de desarrollo para la población de menores recursos. En Perú, estos programas incluyen hoy a Qali Warma, Juntos, Beca 18 y Pensión 65, entre otros.

Como parte del éxito de estos programas, se esperaría que estén bien focalizados para llegar específicamente a población pobre y que sean temporales. En teoría, actúan hasta lograr que los hogares beneficiados salgan de la situación de vulnerabilidad, alcancen productividad y se enganchen en un mercado laboral formal con acceso inclusivo a las coberturas de educación, salud y pensiones de calidad.

Así, además del número de personas beneficiadas con cada programa social debería interesarnos el número de personas y hogares que ha logrado mantenerse fuera del programa porque alcanzó un nivel de productividad más elevado y porque ha visto incrementado su ingreso de manera sostenible. Al menos, en los siguientes cinco años.

Sin duda, uno de los grandes retos hoy en nuestro país es retomar la senda del crecimiento económico por encima del 4% anual, a fin de empezar a reducir la pobreza, de manera persistente. No obstante, también es cierto que los programas temporales de alivio de pobreza tienes aún problemas de filtración.

En el caso específico de Pensión 65, se ha descubierto que el 35% de los hoy beneficiarios no pertenece a la población pobre; por lo que el programa está siendo ineficiente en el uso de los recursos del Estado. Sería mucho más potente si se trabajase una base de datos dinámica de la población vulnerable, que incluya a las personas que hoy cuentan con más de 65 años de edad, y se cruce esta información con la disponible en el SISFOH (Sistema de Focalización de Hogares) depurado.

Pero no solo se trata de un problema de mala focalización, sino también de incentivos perversos que podrían terminar contribuyendo a generar más pobreza en la población que antes era más proclive al trabajo. El año pasado, de vista en Paccarectambo, un representante de la municipalidad me contaba que antes había comunidades que exportaban papa en alianza con ONG extranjeras, que les daban soporte tecnológico para cumplir con los requisitos fitosanitarios. Pero con la llegada de Juntos y Qali Warma, los pobladores habían dejado de cultivar las tierras, ya ni siquiera tenían tractores ni le exigían al alcalde que compre semillas. Vivían encerrados en sus casas y bajaban solo para recibir el dinero de estos programas sociales. En sus palabras, “estos programas habían servido para traer más pobreza al pueblo y condenarlos para siempre”.

Fuertes testimonios son los que uno recoge cuando visita el país. Y ante ellos resulta indispensable la mirada crítica, pero constructiva, de los programas de asistencia temporal hoy vigentes. El acceso al crédito con competencias financieras y el acompañamiento de capacitación técnica resultan fundamentales en un nuevo esquema de inclusión financiera y social, en la que los peruanos sigamos emprendiendo y contemos con el apoyo del Estado solo de manera focalizada y promotora.
 

Giovanna Prialé Reyes

Giovanna Priale
07 de julio del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¡Feliz por Perú, por todos nosotros!

Columnas

¡Feliz por Perú, por todos nosotros!

Estoy feliz, como todos, porque hemos clasificado al mundial de f&uacu...

17 de noviembre
Ya nos hemos olvidado de ser formales

Columnas

Ya nos hemos olvidado de ser formales

El nuevo de ADN de la indiferencia   Hace unos pocos día...

10 de noviembre
Los cambios demográficos y su impacto en las pensiones

Columnas

Los cambios demográficos y su impacto en las pensiones

Los problemas del “envejecimiento” de la población ...

03 de noviembre

COMENTARIOS