Daniella Delgado Rey

Daniella Delgado Rey

Política para el político

Política para el político
Daniella Delgado Rey
14 de mayo del 2015

Sobre los partidos políticos y nuestra débil institucionalidad política.     

En el Perú, la falta de institucionalidad partidaria, entendida como la carencia de una representación real de los intereses de la población, de estabilidad en los partidos políticos, de construcción de consensos y diálogo, y de bases organizativas sólidas que permitan una adecuada democracia interna, se ve reflejada en varios aspectos estructurales y cotidianos de nuestra vida política.

El diálogo político es esporádico, los consensos sustanciales casi inexistentes y los índices de aprobación, tanto del Congreso como del presidente de turno, suelen ser bajos en comparación a los países vecinos. Es así que los partidos terminan siendo vehículos personalizados, hechos a medida del líder, más no organizaciones democráticas.

Una clara señal de ello es que, por ejemplo, en nuestro país crear y presidir un partido político es la única manifestación de un acto político por parte de un futuro Presidente, previo a su elección. De una carrera política, ni hablar. Es el caso del APRA, del Fujimorismo, de Perú Posible, del Partido Nacionalista, entre otros, todos creados y presididos por futuros presidentes. Si observamos los últimos 35 años de nuestra historia política, ni un presidente ha tenido una carrera política propiamente dicha, es decir una que evoluciona en el organigrama político: de alcalde o congresista a presidente, o donde luego de cumplir su mandato vuelva a ocupar un cargo de representación popular.

Desde Belaunde hasta Humala, ningún presidente ha ocupado otro cargo de representación política o de tecnócrata de Gabinete. En ese periodo nunca un alcalde de Lima, congresista o presidente regional ha conseguido la presidencia. El electorado no quería políticos con experiencia. Esto termina perjudicando la vida democrática y las organizaciones políticas. Probablemente, dada la muy baja aprobación del Congreso, los candidatos no quieren  vincularse con él y como consecuencia, una vez que un candidato es electo Presidente, una gran brecha lo separa del Congreso, lo que naturalmente dificulta el proceso de gobernar.  El Ejecutivo y los aspirantes a ejercerlo cometen un error al dejar de reconocer la importancia de hacer política.

Sería un hecho insólito si, en el 2016, Ollanta Humala se presentara a las elecciones para tener un lugar en el Congreso y seguir una verdadera carrera política. Aunque extraño a nuestra realidad, en otros contextos es lo cotidiano. En la región,  por mencionar algunos países, los presidentes en Brasil, Chile, Colombia y Uruguay  han ocupado puestos políticos distintos a la presidencia antes de asumir ésta o una vez concluido su mandato. En Colombia y Uruguay, los ex presidentes Álvaro Uribe y José Mujica ocupan un lugar en el Senado de sus respectivos países.  En el caso de Chile, Michelle Bachelet fue Ministra de Salud en el gobierno de Ricardo Lagos y luego Ministra de Defensa. Ambos presidentes que llegaron al poder con el Partido de los Trabajadores en Brasil tuvieron una carrera política previa y fueron Senadores.

La trayectoria política de congresista a presidente y de ex presidentes a congresista, podría ser la clave para  generar, de una vez por todas, un diálogo más fluido entre el Congreso y el Ejecutivo cuando éste sea presidido por alguien con experiencia en política y en generar consensos. La elección de políticos de trayectoria o de tecnócratas como presidentes ayudaría a la democracia en la medida que reduzca la creación de partidos y consolide los ya existentes.

En el Perú de los nuevos candidatos a la presidencia para las elecciones del 2016, Pedro Pablo Kuczynski es el único que ha ocupado un cargo previo en algún gobierno, en este caso no por representación, sino como tecnócrata. Veremos si la maldición se rompe y otros aires de política empiezan a respirarse en el país.

Por Daniella Delgado R.
14 - May - 2015

Daniella Delgado Rey
14 de mayo del 2015

NOTICIAS RELACIONADAS >

El peligro del narco

Columnas

El peligro del narco

Una de las reformas más urgentes en el Perú es la de seguridad El...

23 de junio
Cambio de modelo: el Estado elefante no va más

Columnas

Cambio de modelo: el Estado elefante no va más

El verdadero motivo de la precariedad de los servicios públicos E...

07 de abril
Estado sin derecho, subdesarrollo anunciado

Columnas

Estado sin derecho, subdesarrollo anunciado

Sobre las instituciones que administran justicia en el Perú Un con...

12 de febrero

COMENTARIOS