Iván Arenas

Iván Arenas

¿Oportunidades para Goyo?

La lucha por el liderazgo de la izquierda

¿Oportunidades para Goyo?
Iván Arenas
07 de febrero del 2018

 

A fines de 2017, en una encuesta de GFK, se indicaba que Gregorio Santos, el ex presidente regional de Cajamarca y líder del partido MAS Democracia, tenía una aprobación que superaba el 10%, no obstante que en otra encuesta tenía alrededor de 15%. De alguna manera, el resultado de la aprobación de Goyo Santos era sorpresivo; especialmente porque sobrepasaba a Marco Arana, el otro líder de la izquierda, a pesar de que Santos no tiene la exposición mediática del ahora congresista. Ahora bien, ¿puede el resultado de una fotografía del momento definir las coordenadas y oportunidades para Goyo Santos? Veamos.

Con los destapes del caso de corrupción de las empresas brasileñas, la izquierda “caviar” —que hoy gira alrededor de los distritos mesocráticos limeños— ha sufrido un tremendo golpe, del que le será difícil reponerse en el mediano plazo. La otra ventaja para Goyo, es que la izquierda parlamentaria se ha partido en dos facciones que se niegan a esconder sus diferencias. Por un lado está Marisa Glave, personaje que a pesar de todas sus fortalezas aún está lejana a convertirse en una líder a semejanza de los viejos pesos pesados (Barrantes, Del Prado o Murrugarra); y por el otro está Marco Arana, cuya incapacidad para construir un partido, más allá de algunas figuras relevantes regionales, se nota a leguas.

Ahora bien, habrá quien diga que Goyo Santos también está involucrado en casos de corrupción. No obstante, al margen del fallo del Poder Judicial, la estrategia de defensa de Gregorio Santos es potente, porque está desplegando la idea de que el establishment tiene una estrategia para enviarlo —nuevamente— a la cárcel. La comunicación en la política suele ser, a pesar de los bodoques teóricos de los politólogos, muy sencilla; y por lo general se desarrolla a través de ideas-fuerza sin mayor complejidad.

Además, la izquierda parlamentaria —alrededor de Glave, Arana o la propia Verónika Mendoza— ha sido incapaz de crear una agenda programática que vaya más allá del antifujimorismo. De allí, por ejemplo, las contradicciones para tomar posición con respecto a la pasada votación de vacancia presidencial; o las posiciones a favor de temas (género, unión civil o religiosidad) cuyo interés solo genera expectativas en un público reducido, y no el ancho mundo popular y emergente.

El discurso que desarrolla Goyo, a lo largo y ancho del país, es diametralmente opuesto a la agenda de la izquierda limeña. Si uno revisa muy bien la narrativa de Goyo en las regiones, se dará cuenta que, por ejemplo, no ataca de manera frontal a la base social fujimorista ni ha criticado la visita del Papa. ¿Por qué? Quizá una aproximación sea que en las regiones hay un votante conservador que busca un Gobierno fuerte y de “mano dura”, amén de alejarse de debates como el de la unión civil o los temas de género.

Quizá también la otra oportunidad de Goyo es que el fujimorismo y el Gobierno pepekausa, ambos de derechas, aunque uno con acento popular y emergente y otro elitista y limeño, han entrado en una confrontación que ni la excarcelación de Alberto Fujimori ha detenido. Este choque brutal entre fujimorismo y antifujimorismo gobiernista, aunado a las sospechas que pesan sobre presidente PPK de participar en las puertas giratorias a favor de Odebrecht, podrían poner en peligro el modelo económico o ralentizar el crecimiento de la economía. Si a ello se suman las noticias de posibles monopolios en farmacias o la debacle en el precio de la papa, entonces la imagen de un modelo económico desgastado y exclusivo crece.

Goyo Santos alabó en una conferencia al régimen de Maduro, pero no hay nada sorprendente en ello. Al contrario, sería una sorpresa y una tragedia electoral si Goyo denuncia al chavismo. Refuerza su voto duro, nada más. Pero ello no significa mucho. El mismo Ollanta Humala se negó a denunciar a Chávez infinitas veces y llegó a ser presidente.

 

Iván Arenas
07 de febrero del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Vizcarra maquiavélico y el keikismo desconcertado

Columnas

Vizcarra maquiavélico y el keikismo desconcertado

  Los últimos cinco días han sido solo un entrem&e...

19 de septiembre
¿Hubo fraude contra Keiko?

Columnas

¿Hubo fraude contra Keiko?

  La noticia de que José Cavassa, ex operador durante el ...

12 de septiembre
Los que acusan al fiscal Chávarry

Columnas

Los que acusan al fiscal Chávarry

  El gran problema de quienes acusan y quieren la destituci&oacu...

05 de septiembre

COMENTARIOS