Édgar Villanueva

Édgar Villanueva

¿Nace un nuevo “anti” del vientre naranja?

¿Nace un nuevo “anti” del vientre naranja?
Édgar Villanueva
25 de julio del 2017

La corriente anti indulto, como respuesta a los albertistas

Un nuevo "anti" habría surgido, esta vez dentro del fujimorismo y en particular dentro del ya famoso "mototaxi". La corriente "anti indulto”, que habría nacido al influjo del último accionar de los albertistas, claro está. Con Kenji a la vanguardia y sus asesores detrás, y cuyo programa maximalista y de punto fijo es: la libertad de Alberto Fujimori, ¡ya! Accionar que ha hecho sonar todas las alarmas en tanto que, de alcanzar su meta, pondría en riesgo la hegemonía de Keiko y el poder que hoy ostentan los keikistas ocupantes del mototaxi sobre Fuerza Popular.

Tan crítica es la situación en la bankada naranja, que anoche han sancionado al "rebelde" Kenji, en evidente mensaje de escarmiento a los veintitantos albertistas que firmaron una carta de apoyo al benjamín Fujimori Higuchi. Pero el tema del aspirado indulto a Fujimori es un elemento perturbador no solo para el fujimorismo, sino también para el gobierno pepekausa; además, en el supuesto de darse, hay que considerar su impacto sobre un alto porcentaje del electorado antifujimorista, que fueron quienes le dieron el triunfo a PPK y se oponen a la liberación de AF. No importa cuál sea el color, signo o motivación, objetivamente se trata de un conglomerado activamente existente que PPK no puede desdeñar.

Entonces tenemos que este tema del pretendido indulto será, si ya no lo es, un asunto altamente explosivo, motivo de fondo para la pugna interna en el fujimorismo. Y seguramente reperticurá en el Gobierno, así como en los sectores antifujimoristas, para lo que se viene en la presente coyuntura.

Pero el problema es que la papa caliente está en las manos del Gobierno. Ante esta realidad, si el Gobierno no zanja este tema con muchas pinzas, audacia y de modo inteligente, la papa caliente puede culminar quemándolo en alto grado y, por ende, termine haciendo naufragar la posibilidad de cohabitación política que intenta enrumbar a partir del diálogo PPK-KF. Con todas las consecuencias políticas que dicho naUfragio supondría para la gobernabilidad y para la marcha del país.

¿Qué hacer? Siempre hay una salida ¡claro!, pero siempre que se tenga la muñeca e iniciativa política adecuada. Como sabemos, "la política es el arte de lo posible". Veremos si el Gobierno tiene el arte, la iniciativa y la muñeca. Esperemos que proponga y sobre todo ejecute. Ojalá y así, Dios mediante, tengamos unas felices Fiestas Patrias, que al menos hasta ahora se proyectan muy movidas políticamente.

Edgar Villanueva

Édgar Villanueva
25 de julio del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Es posible la revolución social en un Perú fracturado?

Columnas

¿Es posible la revolución social en un Perú fracturado?

  Para cerrar definitivamente las brechas históricas &nb...

13 de octubre
Contraloría, corrupción, gobernanza y goles

Columnas

Contraloría, corrupción, gobernanza y goles

Para ganarle en la cancha a los corruptos   “Goles son am...

06 de octubre
Cohabitación política forzosa, gobernabilidad y gobernanza

Columnas

Cohabitación política forzosa, gobernabilidad y gobernanza

Construcción de la gobernanza debería ser la estrategia política de...

29 de septiembre

COMENTARIOS