Dardo López-Dolz

Dardo López-Dolz

Miopía destructiva en la gestión pública de las telecomunicaciones

Se encarecerá el acceso a las comunicaciones de ocho millones de peruanos

Miopía destructiva en la gestión pública de las telecomunicaciones
Dardo López-Dolz
01 de mayo del 2018

 

Conocemos el riesgo de gerenciar mirando solamente la línea final del balance. En la gestión privada ese conocimiento marca la diferencia entre un “negociante” (ojo, ya tuvimos un presidente “negociante” por 20 meses) y un “empresario”. En la gestión pública esa miopía es precursora del desastre, termina siempre generando explosiones de descontento social y matando a la gallina de los huevos de oro que alimentan la recaudación fiscal. Es pan para hoy y hambre para mañana, marca de fábrica del irresponsable populismo efectista.

La angurria recaudadora generada por la presión de conseguir fondos, parida por la pésima gestión económica del 2011 al 2018, no debiera guiar las decisiones políticas, menos atropellando la seguridad jurídica que solo se obtiene con reglas claras y que se cumplen fielmente. Coincido con la necesidad de aumentar la recaudación fiscal, pero no con que se prefiera hacerlo a punta de juicios y deleznables interpretaciones de la ley, contra empresas formales —ya sean pequeñas, medianas o grandes—, y menos aún sin cuestionamdo y judicializando las decisiones de los organismos competentes del Estado.

Tras la invocación del ministro de Economía para aumentar la recaudación y el endurecimiento de la gestión tributaria, sería bueno que el ejército de bien remunerados recaudadores se ensucien los zapatos (como lo hacemos los privados para ganarnos los frijoles) combatiendo la informalidad. Eso en lugar de pretender aumentar la recaudación a punta de juicios a granel contra las empresas formales, aprovechando la presión que sobre el juez ejerce el ya usual linchamiento mediático, aunque sea letal para la institucionalidad y la propia recaudación.

Los principios reconocidos por nuestra legislación, la Sunat, el Tribunal Fiscal y el MTC concluyeron que el servicio de capacidad satelital se presta fuera del territorio nacional y que por lo tanto no había imposición en el Perú. No es un arrendamiento de bandas o frecuencias dentro del espacio aéreo peruano, sino un servicio de recepción y retransmisión de señales en el espacio exterior. Informes técnicos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones de la Comunidad Andina coinciden con esta posición.

La Intendencia Jurídica de la Sunat señaló que no califican como rentas de fuente peruana, en criterio concordante con la legislación tributaria de los demás países de la Alianza del Pacífico. Y el propio Tribunal Fiscal, última instancia administrativa en materia tributaria, emitió cinco fallos consistentes por lo que a partir del 2005, la Sunat dejó de exigir supuestas deudas tributarias a los contribuyentes que utilizan el servicio de capacidad satelital. Pese a todo ello, la Procuraduría de la Sunat, tras perder en los cinco casos en el Tribunal Fiscal, recurrió al Poder Judicial y promovió cinco procesos buscando revertir el criterio establecido por las propias instituciones del Estado. Esto pone en serio riesgo a los contribuyentes que actuaron cumpliendo las disposiciones emitidas por las entidades competentes y genera una inaceptable incertidumbre respecto de la aplicación de criterios tributarios, pues genera costosas contingencias e indefensión.

El PJ viene resolviendo según el criterio técnico del MTC y del TF tanto en primera instancia (cinco sdentencias) como en segunda instancia (cuatro sentencias), con solo una sentencia que se opone al criterio descrito. este criterio ha sido ratificado en reciente fallo de la Corte Suprema, que para esta materia tenía la obligación de solicitar la interpretación prejudicial del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), por cuanto los fallos que se emitan en estos procesos pueden contravenir, además, normas de derecho comunitario.

Un fallo adverso, implicaría una falta de reglas claras que encarecerá el acceso a las comunicaciones de los más de ocho millones de peruanos en 11,500 poblados alejados, que solo pueden utilizar la opción satelital para mantenerse conectados a Internet.

Para retomar la senda del crecimiento y el desarrollo, resulta imprescindible recuperar la predictibilidad tributaria y la seguridad jurídica para continuar con el desarrollo de las telecomunicaciones. La angurria y la obsoleta ideología estatista no pueden seguir frenando a nuestro país.

 

Dardo López-Dolz
01 de mayo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Tareas urgentes para el Ministerio del Interior

Columnas

Tareas urgentes para el Ministerio del Interior

  La gestión responsable de la cosa pública implic...

15 de mayo
Consecuencias del impuesto a la comunicación satelital

Columnas

Consecuencias del impuesto a la comunicación satelital

  En la década del ochenta surgió una disciplina j...

08 de mayo
El Estado debe proteger a los ciudadanos honestos

Columnas

El Estado debe proteger a los ciudadanos honestos

  El cinismo fariseico y la pose antes que el resultado —i...

24 de abril

COMENTARIOS