EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Los lobbistas de Toledo

Columna

Los lobbistas de Toledo

26 de Mayo del 2017

Roger Noriega y Richard Douglas vinculados a la derecha del Partido Republicano

Los testimonios directos sobre el grueso soborno de Odebrecht que habría recibido el ex presidente Alejandro Toledo indignaron a los peruanos. Por más curtidos que estemos, nos repugna saber que un jefe de Estado en ejercicio solicitó una coima y negoció su monto, como condición para entregar la ejecución de una obra pública a una empresa extranjera e inmoral.

Toledo se proclamó campeón de la democracia y la lucha contra la corrupción, convocando a numerosos ciudadanos decentes que creyeron en él y lo apoyaron lealmente cuando ya no era digno de confianza, por indicios y acusaciones de grueso calibre. Todos ellos han sido cruelmente burlados, y el partido que fundaron ha naufragado en las patéticas finanzas de su líder. Y todos nosotros hemos tenido que tragarnos la vergüenza de que el nombre del Perú sea mancillado por alguien que llegó tan inmerecidamente a la primera magistratura de la Nación.

Como si fuera poco, no solo se niega a regresar y dar la cara, sino que se exhibe públicamente y parece burlarse del país. Ha contratado la onerosa asistencia profesional de dos lobistas norteamericanos identificados con las políticas más opuestas a las que promovía como presidente (aparentemente de centro izquierda). Los señores Roger Noriega y Richard Douglas están íntimamente vinculados a la derecha del Partido Republicano.

Como diplomático en el Departamento de Estado, Noriega estuvo activamente involucrado en el manejo de las relaciones de EE. UU. con América Latina. Su participación en el escándalo Irán-Contra (o “Irangate”) en el gobierno de Reagan (financiamiento de armas para los rebeldes antisandinistas en Nicaragua) le significó graves acusaciones. Aludiendo a estas acusaciones, Wikipedia consigna una información de The Observer, según la cual “un lavador de dinero con base en Miami y lazos con el cartel de Medellín, testificó en un comité del Senado que había (no dice “habría”) lavado US$ 230,000 a través de una cuenta bancaria utilizada para ayuda no letal a los contra”.

En cuanto al señor Douglas, su curriculum vitae menciona que fue submarinista, se especializó en inteligencia y trabajó como asesor de los comités senatoriales de Inteligencia y Relaciones Exteriores, cuando este último era presidido por el famoso conservador republicano Jesse Helms.

Con un congreso norteamericano de mayoría republicana es evidente que Toledo no se ha equivocado al seleccionar su lobby. Téngase presente que no se trata de “abogados”, como aquí se dice; son lobistas y, por lo visto, hacen su trabajo con eficacia. Aconsejan y abren puertas que, sin ellos, estarían cerradas para su cliente.

Esperemos que los contratados por nuestro gobierno sean de mayor nivel y profesionalismo que ellos. En un medio tan difícil y exigente como Washington, la asistencia profesional de estos expertos en la gestión de intereses será vital para conseguir la extradición de quien ha traicionado la confianza y la dignidad de la Nación.
 

J. Eduardo Ponce Vivanco

Fotografía: La República