Franco Germaná Inga

Franco Germaná Inga

Lo que Roosevelt le puede enseñar a PPK

Lo que Roosevelt le puede enseñar a PPK
Franco Germaná Inga
16 de mayo del 2017

¿Es buena idea que PPK tenga un programa de TV?

A lo largo de la historia política diversos jefes de Estado han innovado la manera de comunicar sus planes de gobierno a sus pueblos, utilizando los medios de comunicación masivos. Franklin D. Roosevelt fue pionero usando la radio, John F. Kennedy dominaba con maestría la televisión y Barack Obama demostró que es imprescindible que los políticos tengan redes sociales. En ese contexto, PPK estrenó este domingo Conversando con el presidente, un programa en el cual él mismo entrevistará a sus ministros y a destacadas personalidades.

Como era de esperarse, esta iniciativa dividió las opiniones de la clase política y enfrentó de nuevo al oficialismo y el fujimorismo, como principal partido de oposición. Según Perú 21 (14 de mayo 2017), el congresista fujimorista Héctor Becerril criticó al presidente de estar “fuera de foco” y lo acusó de ponerse un “programa propio tipo Combate”. Por otro lado, el congresista Carlos Bruce, vocero de la bancada oficialista, respondió señalando que “comunicar es una obligación en democracia”.

En mi opinión, la idea detrás del programa, el fondo, es acertado porque —por más que PPK ya haya ganado las elecciones— gobernar no es solo ordenar, sino también explicar y convencer. Que un presidente explique sus políticas públicas tiene múltiples beneficios: favorece los derechos a la información y participación en los asuntos públicos de las personas, fomenta la democracia participativa, genera una mayor gobernabilidad, entre otros.

No obstante, si bien creo que PPK ha acertado en el fondo del asunto, considero que podría haber escogido una forma más efectiva. Respecto al formato del programa, creo que PPK debería ser el centro del mismo y no el entrevistador. Ello es así porque si el programa se centra en sus ministros, lamentablemente, se corre el riesgo de que el público pierda interés. Respecto a la periodicidad, creo que la frecuencia debería ser flexible y emitirse solo cuando el presidente necesite hacer uso de este recurso político, en lugar de atarse a una frecuencia rígida quincenal, tal como ha sido anunciado. El programa dura casi media hora, lo que significa que PPK tendrá que dedicar tiempo para prepararse para su programa de TV, y el tiempo es el recurso más importante que un presidente puede tener.

Además esto le puede generar complicaciones prácticas, ¿qué pasará cuando tenga que solucionar temas de relevancia nacional? ¿Seguirá con su programa? Asimismo, le aconsejo que tenga mucho cuidado con el timing y los temas que aborde, porque está más que cantado que la oposición solo esperará la oportunidad adecuada para lanzar críticas como: “el presidente es frívolo, prefiere estar jugando al periodista mientras que hay un tema de gran importancia” No importa cuál sea el tema, la fórmula de la crítica siempre será la misma. Adicionalmente, la rígida periodicidad puede ocasionar que el presidente toque temas que no revistan mayor importancia, con el riesgo de desgastar su capital político.

Mi consejo es que emule la estrategia de Franklin D. Roosevelt. Este presidente estadounidense guio exitosamente a su país a través de la grave crisis económica de 1929 y la Segunda Guerra Mundial, y gran parte de su éxito se debió a su gran capacidad para comunicar y ganarse a su pueblo. Él se dirigía a su nación a través de lo que él denominó como “Charlas junto al fuego”, que eran mensajes radiales en las tardes (cuando la gente estaba típicamente alrededor de sus chimeneas en sus casas), que no estaban atados a periodicidad ni duración rígidas, y en los que —usando un lenguaje sencillo y lleno de analogías— él le explicaba a su gente las soluciones que tenía para los complicados problemas de EE. UU. Siguiendo ese ejemplo, PPK podría emular esta estrategia sustituyendo la radio por la televisión.

Finalmente, respondiendo a la pregunta inicial, saludo la proactividad del presidente. Pero desde ya le advierto que la gente espera que él sea un líder que sin tecnicismos explique cuáles son sus planes. La gente eligió a PPK presidente, no funcionario del Ministerio de Economía. Afortunadamente, entrevisté una vez a PPK para USIL Legal News, la revista de la Facultad de Derecho de la USIL, y me consta que cuando se lo propone él puede ser un buen comunicador.

 

Franco Germaná Inga

@FrancoGermana

Franco Germaná Inga
16 de mayo del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

El futuro es ayer

Columnas

El futuro es ayer

Y en eso abrí los ojos y comprendí. Todo comenzó ...

21 de noviembre
Educación sobre el terrorismo

Columnas

Educación sobre el terrorismo

Esta semana Paloma Noceda Chiang, presidenta de la Comisión de ...

08 de noviembre
Injerencia indeseada

Columnas

Injerencia indeseada

La semana pasada Zeid Ra´ad Hussein, Alto Comisionado de las Nac...

31 de octubre

COMENTARIOS