EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
La reconstrucción y el catastro de daños

Columna

La reconstrucción y el catastro de daños

21 de Abril del 2017

Para establecer con certeza quienes recibirán el Bono Familiar

En los próximos días numerosas brigadas de COFOPRI, desplegadas en las doce regiones declaradas en estado de emergencia por los efectos de las lluvias, el desborde de los ríos y huaycos, iniciarán el levantamiento de información para realizar el catastro de daños a fin de determinar el grado de deterioro de las viviendas y de otras edificaciones, del ámbito público y privado. Este será el insumo fundamental que tendrá el Gobierno para encarar con certeza el proceso de reconstrucción nacional, luego de los efectos de los desastres ocurridos entre enero y marzo del presente año.

La misión que realizará el ente nacional de formalización tiene mandato legal en el artículo 13 del Decreto de Urgencia N° 004-2017, norma que dispuso realizar un levantamiento de información de las viviendas afectadas, colapsadas e inhabitables, y el catastro de daños. El objetivo es identificar la ocupación de los titulares o ocupantes de viviendas y demás predios de las zonas afectadas. El Informe final de COFOPRI —la única entidad con capacidad técnica para realizar esta labor— deberá ser entregado al Ejecutivo en un plazo de sesenta días, con la data sobre la titularidad o dominio de los predios y su situación física en las zonas afectadas.

Este catastro de daños permitirá al gobierno definir qué pobladores son sujetos de ayuda a través del Bono Familiar Adicional, y qué agrupaciones deberán ser reubicadas por encontrarse en zonas de alto riesgo no mitigables. Se trata de un universo de 209,036 viviendas afectadas, según los reportes oficiales del Instituto de Defensa Civil (Indeci). Un abanico complejo que incluye viviendas con títulos de propiedad, como posesionarios informales, con contratos de compraventa y otras formas, en muchas de las cuales las fronteras entre la informalidad y la formalidad no están muy definidas. Las brigadas de campo de COFOPRI se encargarán del levantamiento de información empleando la Ficha Catastral de Daños, evaluando la condición física del afectado, colapsado e inhabitable; así como del recojo de datos y documentos probatorios que permitan definir al calificador la condición de titularidad o dominio del predio. Igualmente se desarrollarán acciones de georreferenciación y levantamiento topográfico.

El proceso, en otro momento, consiste también en obtener información gráfica y alfanumérica de las instituciones públicas que se encuentren relacionadas al ámbito de intervención; tales como, planos de zonificación urbana del distrito y base gráfica de otras instituciones que permitan contar con capas de información actualizada de la zona de intervención. Información de número de manzanas, números de predios, declaraciones juradas, relación de contribuyentes del impuesto predial, encuestas, estadísticas, etc. La labor de COFOPRI implica el procesamiento de imágenes de satélite.

Posteriormente, se procesarán las imágenes obtenidas por los satélites de teledetección, que ofrecen una perspectiva de los ámbitos a intervenir, a fin de verificar a través de la metodología de fotointerpretación el impacto de las condiciones climatológicas en las zonas declaradas de emergencia. Se generarán así productos cartográficos a través de la información fotogramétrica con que cuenta COFOPRI, la misma que se desarrolla en las siguientes etapas: 1) La restitución fotogramétrica, que consiste en la elaboración de cartografía digital, desde fotografías áreas, vectorizando información para determinar la situación espacial y propiedades geométricas de objetos que hayan sido fotografiadas. 2) La generación de ortofotos digitales, proceso en el cual las imágenes aéreas cambian a la proyección cónica, con la cual fueron generadas al momento de su captura, y son ortorectificadas, obteniéndose la proyección ortogonal (perpendicular a la superficie). Esta etapa es necesaria para la obtención de cartografía en aquellos ámbitos que no se cuente con información cartográfica de formalización, catastro, restitución fotogramétrica o ortofoto digital.

Todo este proceso, que dará hallazgos válidos para ubicar los daños del predio matriz, predio individual y su titularidad, deberá ser contrastado en la SUNARP para verificar que los potenciales beneficiados de la reconstrucción no tengan otra propiedad formal. Como es de prever, siempre existirán quienes intenten sorprender al Estado para beneficiarse del Bono Familiar, cuando en realidad no lo merecen.

Como se puede colegir de lo anteriormente expuesto, la relevante información brindada por COFOPRI no solo servirá de base para el proceso de reconstrucción, sino también ofrecerá valiosa data sobre la propiedad informal y formal de los damnificados. Información crucial para replantear muchos aspectos de la forma desordenada de la ocupación de la ciudad.

 

Neptalí Carpio