Elizabeth Zea Marquina

Elizabeth Zea Marquina

La publicidad estatal y su finalidad

Gastos del Estado deben estar plenamente justificados

La publicidad estatal y su finalidad
Elizabeth Zea Marquina
20 de noviembre del 2017

“La SUNEDU es como esa tía brava que nos defiende”. Así reza el eslogan lanzado por la Superintendencia Nacional de Educación Superior en diferentes medios de comunicación, como parte de su estrategia de publicidad estatal. Según ellos, para promover su labor de garantizar la calidad de la educación superior y que la ciudadanía conozca de su labor. Debo confesar que esta campaña publicitaria despertó mi curiosidad.

Al visitar la página web de la publicidad, denominada hechoporsunedu.com, se encuentran dos ventanas: “Conócenos más”, que te presenta un brochure publicitario con información, en letra microscópica, de todo lo que implica el proceso de licenciamiento y la reforma universitaria; y “Nuestros logros”, donde se puede ver en letras y números grandes “los resultados del trabajo de SUNEDU” y un mensaje de su Superintendenta en letras XL: “Nuestro anhelo es que las universidades se pongan al día en la calidad universitaria”.

Entonces la pregunta cae de madura, ¿la publicidad institucional de SUNEDU cumple la finalidad de informar o de concientizar sobre la calidad en la educación superior? Al parecer la respuesta es negativa, de acuerdo a la definición establecida en el tercer párrafo del artículo 2 de la Ley Nº 28874, que define a la publicidad institucional “como aquella que tiene por finalidad promover conductas de relevancia social, tales como el ahorro de energía eléctrica, la preservación del medio ambiente, el pago de impuestos, entre otras, así como la difusión de la ejecución de los planes y programas a cargo de las entidades y dependencias”.

La Presidencia del Consejo de Ministros informó a la Comisión de Presupuesto del Congreso de la República que el gasto de publicidad estatal correspondiente al primer trimestre del 2017 asciende a S/ 31.97 millones. Un monto que debe estar plenamente justificado en los logros obtenidos por las campañas publicitarias; sobretodo en las zonas rurales donde, por ley, la radiodifusión comunitaria cumple la finalidad de difundir todo lo que resulte de interés y fomente la identidad cultural. Esto implica que todas las medidas estatales orientadas a favorecer a la población serán difundidas.

Qué tanto ha hecho la publicidad estatal para promover la cultura de prevención y las políticas sociales en ámbitos importantes como educación, justicia y salud? Los gastos del Estado peruano tienen relevancia social y deben estar plenamente justificados; más si se trata de publicidad en medios privados. El principio de transparencia no solo es publicar los gastos en publicidad, sino también la información accesible sobre los montos destinados a cada campaña social o programa de cada dependencia; y si se cumplió con su finalidad, pues esta información solo se presenta al órgano del Sistema Nacional de Control. No queremos publicidad que “promocione” la gestión ni “autobombos” de funcionarios con nuestro dinero. Los peruanos tenemos derecho a saber a dónde van nuestros impuestos.

Elizabeth Zea Marquina
20 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Todo por la canchita?

Columnas

¿Todo por la canchita?

  Vivimos en un país donde se practica el proteccionismo ...

02 de marzo
Las voces de los inocentes

Columnas

Las voces de los inocentes

  ¿Cómo consolar a una madre devastada por el dolo...

08 de febrero
La “santidad” de la Corte

Columnas

La “santidad” de la Corte

  Es muy difícil defender los Derechos Humanos sin somete...

05 de enero

COMENTARIOS