Iván Arenas

Iván Arenas

Keiko, Goyo Santos y la política plebeya

Keiko, Goyo Santos y la política plebeya
Iván Arenas
26 de septiembre del 2017

Ambos líderes muestran un carácter anti establishment

La reciente crisis entre el Ejecutivo pepekausa y la oposición parlamentaria ha revelado que todavía prevalece el centralismo limeño, y que el analista y el politólogo oficialista y progobierno pretenden no ver o simplemente no quieren entender. De alguna u otra manera solo un reducido sector de peruanos está atento y bien advertido de las broncas entre el pepekausismo y el fujimorismo. Las redes sociales, por ejemplo, estallan y se sobresaltan cada vez que hay un nuevo encontronazo entre naranjas y oficialistas. No obstante, son la expresión reducida de un sector que mira atenta la pelea. De allí que pretender que una tendencia tuitera reemplace a la calle y a la política real, sinceramente, es demasiada audacia.

Sin embargo, afuera de las redes sociales y de los medios de comunicación y periodistas militantes, existe un mundo que es ancho y ajeno, y que —como repetimos— el analista y el politólogo no suelen mirar, o no quieren. Cuando se publica una encuesta que revela que PPK apenas llega al 20% de aprobación y Keiko Fujimori, la lideresa de Fuerza Popular, mantiene intocable su 40% de aprobación, a pesar de las múltiples contracampañas en medios y redes sociales, la única respuesta del analista y del politólogo es el silencio o el ninguneo.

Ahora, ¿por qué Keiko y el fujimorismo mantiene una aprobación casi intacta? Por la única razón de que expresa una representación social emergente y popular. A ello se suma el incesante trabajo pueblo a pueblo de Keiko Fujimori para organizar un partido institucionalista. Es decir, la persistencia del fujimorismo como una fuerza política de alguna manera revela que existe todavía el espacio para reconectarse con ese mundo popular, con ese otro Perú, que apenas está conectado con la “clase política”, además de estar decepcionado de ella.

Pero no solo el fujimorismo es la expresión de una representación social emergente y popular. El trabajo que realiza Gregorio Santos, por ejemplo, revela que ese espacio para reconectar con el mundo popular, con el otro Perú, es más grande de lo que se cree. ¿Cómo entender, si no, las masivas movilizaciones que congrega Gregorio Santos en el interior del país, sobre todo en las regiones del sur que apoyaron al primer Ollanta Humala? ¿Cómo explicar que en regiones como Puno o Ayacucho le otorguen las llaves de la ciudad? La única explicación es que tanto Keiko como Goyo pretenden representar a ese otro Perú en las próximas elecciones.

No es la primera vez que el mundo popular se expresa en los partidos políticos. No se puede entender el auge del Apra, de Acción Popular o de las múltiples izquierdas en las décadas pasadas sin la conexión con ese otro Perú. Un Perú a veces informal y que hoy es apenas comprendido por el analista y el científico social. La izquierda limeña, por ejemplo, ha sido incapaz de conectarse con ese mundo popular.

¿Cuál es la diferencia entre Keiko y “Goyo” Santos? Probablemente ambos líderes revelan un carácter anti establishment. Quizá la diferencia más saltante sea que Santos expresa no solo un rechazo al establishment, sino además a todo el sistema, a todo el modelo económico “neoliberal”. En tanto, el fujimorismo, si bien tiene un cariz popular anti establishment, no es antisistema, sino un movimiento plebeyo promercado y de las clases emergentes que crecieron a espaldas del Estado. De hecho, el fujimorismo es la muralla que contiene el chavismo en ese mundo popular.

¿Podrían ser estos dos polos opuestos, cuyas identidades son capaces de movilizar el sentir del Perú plebeyo y popular, los que lleguen a segunda vuelta en el 2021? No lo sabemos. Lo que sí podríamos añadir es que luego de mucho tiempo la política va de la mano con la sociología y que ambos —el fujimorismo y Santos— pretenden representar a ese otro Perú.

 
Iván Arenas
26 de septiembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Maritza Garrido Lecca, Martha Huatay y la choledad

Columnas

Maritza Garrido Lecca, Martha Huatay y la choledad

Estimado lector, ¿recuerda usted aquella portada de una conocid...

17 de octubre
Keiko y Alan, o judicializando la política

Columnas

Keiko y Alan, o judicializando la política

Estimado lector, sucede que a veces —suele ocurrir— una pe...

11 de octubre
¿Goyo o Antauro?

Columnas

¿Goyo o Antauro?

El fracaso del espacio público ha alertado a la derecha. &iques...

04 de octubre

COMENTARIOS