Franco Germaná Inga

Franco Germaná Inga

Juntos por el “no” a Villarán

La corrupción financiaba la (supuesta) lucha contra la corrupción.

Juntos por el “no” a Villarán
Franco Germaná Inga
28 de noviembre del 2017

 

Barata habló y varios se fregaron. Según IDL Reporteros, el ex mandamás de Odebrecht en el Perú señaló que la constructora brasileña financió con US$ 3 millones la campaña por el “no” en la revocatoria de Susana Villarán, después de que ella misma lo llamara por teléfono pidiendo el aporte. El dinero era oscuro y se usó para la mayor c..chu...ez (perdón), para la mayor hipocresía a la que nos tienen acostumbrados los actuales representantes de la izquierda peruana: usar la corrupción para luchar (supuestamente) contra la corrupción. ¡Ya pues! Allá el sano que les cree. Advierto al lector de chalina verde que esta columna puede herir susceptibilidades.

Hagamos un flashback. Si se financió una campaña en contra de la revocatoria de la alcaldesa de la capital, es porque hubo una revocatoria en primer lugar. ¿Por qué? ¿Porque Villarán tenía adversarios? Quizás, pero seamos francos: aquél que se mete en política sin esperar hacerse enemigos en el camino que mejor no se meta; porque desde que el mundo es mundo, el líder siempre encuentra algún grado de oposición. Eso no es inherentemente malo ni bueno, es propio de la democracia. Además, cualquier intento de revocatoria sin soporte popular fracasaría.

Pero eso no fue lo que pasó en Lima. Aquí hubo una alcaldesa realmente mala. ¿Te acuerdas del olón? ¿De la inundación del túnel Vía Parque Rímac por malos muros de contención? ¿De que hasta se inventó el número de escaleras que construyó? ¿De las muertes en el desalojo de Gamarra? ¿Te gusta el rico peaje que pagas en Evitamiento? Ahí está tu respuesta: su gestión fue pésima. Y si no la revocaron fue porque Lima quiso evitar nuevas elecciones, las cuales igual se dieron y más aburridas todavía, porque fueron solo para renovar regidores, que dicho sea de paso nadie conocía. Además, porque Marco Tulio fue un pésimo vocero. ¿Acaso no te indignó su cobarde broma sobre el “encanto dulce de las damas” que “siempre dicen que no y terminan diciendo que sí”?

Recordar es volver a vivir. Sigamos: “Vamos juntos por el NO”, “Lima NO puede parar”, todo es culpa del exalcalde que “roba pero hace obras”, son perlas ahora anecdóticas. La estrategia era pintar la cancha para que el partido a jugar sea decencia versus mafia, posicionando a la chalina verde en el “lado de los buenos”, y en el de los corruptos a todo aquél que se oponga. ¿Ahora qué van a decir los defensores de la tía Bacán? ¿Alguien le cree cuando dice que no sabía nada? Como que esa excusa se puso de moda, ¿ no?

Villarán dijo una vez en Ideeleradio “yo soy honesta, tengo las manos limpias. Yo no tengo compromisos con ninguno de los políticos ni hago arreglos bajo la mesa, y eso en política se paga muy caro”. En su defensa, ella no mintió porque al parecer los compromisos habrían sido con constructoras, por teléfono, y sí los pagaría muy caro. Susana, escúchame, nada, absolutamente nada, permanece oculto bajo el cielo gris de Lima.

 

Edimburgo, 27 de noviembre de 2017.

Franco Germaná Inga
28 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

El ABC de la corrupción

Columnas

El ABC de la corrupción

El Perú vive uno de los momentos más difíciles de...

13 de diciembre
2017 de sorpresas

Columnas

2017 de sorpresas

Con el espíritu navideño en ciernes, puedo concluir que ...

06 de diciembre
El futuro es ayer

Columnas

El futuro es ayer

Y en eso abrí los ojos y comprendí. Todo comenzó ...

21 de noviembre

COMENTARIOS