Dardo López-Dolz

Dardo López-Dolz

Es hora de extirpar el tumor madre

Venezuela y sus vínculos con la dictadura cubana

Es hora de extirpar el tumor madre
Dardo López-Dolz
20 de febrero del 2018

 

El retiro de la invitación disparó la premeditada bravata del microbusero nacido en Colombia e impuesto como sucesor del difunto dictador Hugo Chavez por la dictadura castrista cubana. Todo ello tras la disputa entre los cabecillas de la banda para gobernar esa colonia cubana llamada pomposamente ¨República Bolivariana de Venezuela¨, a la que —con mal cubierta ayuda iraní— están empujando deliberadamente a convertirse en la ¨Siria de América¨ .

Entretanto, coincidentemente con inusuales (pero no inesperadas) declaraciones del secretario de Estado Tillerson, invocando un tradicional papel defensor de la institucionalidad de las Fuerzas Armadas venezolanas y el rebote tardío en redes sociales de una declaración del presidente Trump convocando a las Fuerzas Armadas de los países vecinos a estar preparadas para la guerra en defensa de la democracia, se produjeron prematuros movimientos de tropas estadounidenses en Panamá (UNITAS, ahora con marcado énfasis humanitario, es recién en noviembre) y (por distintos pretextos o razones) tropas nacionales en las frontera de Colombia, Brasil y Guyana; esta última por inteligencia ¿proveniente de Caracas? que alertaba de una probable invasión venezolana. Nada más conveniente a la lógica cubana que motivar una invasión multinacional para activar sus topos en la prensa y la academia, y victimizar al régimen del carnicero bravucón.

En entornos especializados se discute acerca de la conveniencia estratégica y de las probabilidades de que se produzca dentro de los próximos meses (a la larga parece ser inevitable) una intervención militar humanitaria multinacional en Venezuela, con participación de la ONU o la OEA, con o sin participación expresa de las fuerzas armadas de EE. UU. Más allá de esta discusión, es conveniente analizar el origen del imperialismo genocida que se tragó el alma llanera y viene matando el espíritu de esa frase del himno boliviano que admiré desde niño: “morir antes que esclavos vivir”.

Cualquier oncólogo sabe desde hace mucho lo absurdo que resulta batallar contra las metástasis cuando se conoce exactamente el tumor madre, más aún si este es accesible. Pero los tumores son cosas de la biología y no del diablo; los tumores no saben de quintacolumnismo ni de conflictos de cuarta generación. La dictadura colonialista cubana, por el contrario, lleva más de 50 años dedicados a la siembra de topos, la compra de intelectuales apátridas y conquista de ingenuos para el hasta hoy exitoso esfuerzo de control hegemónico de organismos multilaterales, prensa, academia, magisterio y, más recientemente, ONG y organizaciones sociales. Estas dos últimas han logrado convencer a sus miembros, y a no pocos cómplices o incautos, de su supuesta representatividad por encima de la expresión del voto ciudadano.

Cambiando hasta el lenguaje y atacando las raíces morales de nuestra cultura, la inteligencia cubana ha vendido su dictadura como supuesto miembro de una hermandad hispanoamericana con la que no tienen más parecido que el idioma ni más vínculo que el unilateral afán de destruir el alma y la economía de nuestros países para colonizarnos.

Este eficiente esfuerzo de construir mentiras ha logrado cruzar, sin mojarse, el Río Grande. A punta de cháchara académica y mediática (no siempre ingenua) ha conseguido generar en los círculos de inteligencia estadounidenses la creencia errada de que una supresión quirúrgica del principal enemigo hemisférico de la libertad y la democracia generaría reacciones incontrolables en otros países. Se ignora ingenuamente que cuanto más tiempo se le da al tumor madre para actuar, más metástasis genera, hasta acabar con la vida del cuerpo que lo aloja.

Por la defensa genuina de la libertad y la dignidad humana y el derecho a dejar la pobreza y a vivir en paz, ha llegado la hora de extirpar el tumor. Facta non verba.

 

Dardo López-Dolz
20 de febrero del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

La publicidad estatal y el resurgimiento del terrorismo

Columnas

La publicidad estatal y el resurgimiento del terrorismo

  Tras comenzar a releer El criterio, de Jaime Balmes, planeaba ...

19 de junio
Continúan las amenazas a la democracia

Columnas

Continúan las amenazas a la democracia

  Don Jaime Mayor Oreja, con ocasión de la recepci&oacute...

14 de junio
El mayor obstáculo para el desarrollo del país

Columnas

El mayor obstáculo para el desarrollo del país

  La esencia de la democracia es el respeto a la decisión...

12 de junio

COMENTARIOS