EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
El voto de protesta

Columna

El voto de protesta

5 de Abril del 2016

¿Son “antisistema” las dos candidatas presidenciales?

El voto nulo, blanco o viciado siempre ha expresado el rechazo de muchos peruanos al vetusto sistema político. Sin embargo, los ciudadanos han encontrado una nueva forma de protestar, votando por opciones “antisistema”. En estas elecciones las opciones antisistema están representadas por Keiko Fujimori y Verónika Mendoza. La primera tiene a sus votantes en el sector popular urbano y campesino, vinculado al populismo autoritario; y la “izquierdista” Mendoza, en las clases medias radicalizadas que tienen una agenda diferente al sector popular.

El fujimorismo ha logrado insertarse emocionalmente en el alma popular. Son los llamados sectores sociales C, D y E lo que recuerdan y extrañan al padre ausente de la candidata, que está preso (“injustamente”), quien les dio orden y seguridad. Sin lugar a dudas el fujimorismo fue una dictadura, pero el pueblo parece anhelar su retorno. ¿Por qué? Primero, por la ausencia de las elites políticas (en su rol de conductores) en los sectores populares; segundo, porque los partidos políticos no entienden la diversidad y fragmentación de las reivindicaciones populares ni sus asociaciones. Es como si esas elites hubieran abandonado a ese gran sector de la población.

En cambio, el fujimorismo no ha hecho otra cosa que estar con este sector de la población desde hace 25 años, mientras que el Apra y la izquierda, que ocupaban esos espacios, atravesaban por una serie de “crisis de identidad” por la caída del Muro de Berlín, la globalización, la revolución tecnológica mundial. Mientras tanto, el autoritarismo populista del fujimorismo llenó eficazmente ese espacio político.

Ollanta Humala se vinculó con el pueblo por su condición de militar autoritario, pues las masas querían orden. Fue derrotado en las elecciones del 2006, pero el 2011 llegó al poder, adocenados por la llamada “Hoja de ruta”, para hacer un gobierno incompetente y plagado de corrupción.  

El voto de protesta, en el Perú, siempre es contra el Estado incapaz de resolver problemas básicos como los del agua, del crédito agrario y del déficit en infraestructura; y también contra la arrogancia de la clase empresarial, que parece desconocer la situación del resto del Perú. Muchos dirigentes populares me han gritado: “compañero, que entre la China, para joder a todos los políticos rateros”. He visto pintas en Cerro de Pasco de humildes campesinos que piden libertad para Fujimori. Este es el nuevo voto de protesta que no estamos entendiendo y que puede ser arrasador el 10 abril.

La otra forma de protestar se expresa en la candidatura del Frente Amplio: son los jóvenes de las clases medias que quieren un “cambio de modelo”. El eslogan es efectivo, pero no saben que es la vieja izquierda estatista, antiminera, perdida en galimatías ideológicas. Aquí, lo interesante es saber qué significa votar por “La Vero”. ¿Acaso los jóvenes izquierdistas dicen “acabemos con el modelo primario exportador”? No, ellos solo, quieren ser más liberales: el matrimonio gay, el aborto, la marihuana con fines recreativos. Se trata de un voto de las clases medias radicales liberales. No hay identidad ideológica en estos jóvenes. Dicen “votemos por la Vero”, para renovar el sistema. Es la última moda de la pequeña burguesía “revolucionaria”.

Mientras tanto, en las redes sociales la socialite de la banca mundial Susana de la Puente pide votar por PPK contra la izquierda chavista. Alfredo Barnechea intentó corregir su imagen de pituco arrogante y pidió perdón en el debate. El voto de protesta avanza. El JNE fue incapaz de organizar un debate serio. Las elecciones han sido cuestionadas por el Presidente de la República y el Secretario General de La OEA, quienes las han calificado de “semidemocráticas”. En este contexto, los peruanos queremos un voto racional por opciones supuestamente democráticas, ¡que graciosos!. Solo viene a mi memoria el título de ese magnífico ensayo de Luis Alberto Sánchez, Perú: retrato de un país adolescente.

Tino Santander Joo