Rocío Valverde

Rocío Valverde

El último de su especie

La extinción del rinoceronte blanco y del gato andino

El último de su especie
Rocío Valverde
02 de abril del 2018

 

La muerte del último ejemplar macho de rinoceronte blanco del norte nos ha hecho enfocar la mirada en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). ¿Quién será el siguiente? En Latinoamérica existen 4,445 especies amenazadas, y dentro de esta desalentadora lista encontramos al gato andino. La historia del semental del norte y los motivos que lo llevaron a la extinción son escalofriantemente similares al sendero rocoso que recorre el felino andino.

No es motivo de sorpresa encontrar que la mano de hombre carga la hoz de la muerte y abre el sendero hacia una nueva gran extinción. El rinoceronte era ajeno al dinero que cargaba en el pescuezo. El rinoceronte blanco fue blanco de los cazadores furtivos que buscaban con sus cuernos hacerse de una pequeña fortuna, vendiendo el kilo de cuerno hasta en US$ 60,000.

¿Qué puede llevar a un ser racional pagar tal suma de dinero por kilos de queratina apilada en forma de un cono? La medicina tradicional china le concede propiedades medicinales mágicas al cuerno del rinoceronte. Se cree que el cuerno tiene propiedades afrodisíacas y que incluso puede curar el cáncer, sin importar donde esté ubicado el mal y la fase en la que se encuentre. ¿Qué tan difícil es entender que la queratina en el cuerno del rinoceronte es la misma que se encuentre en nuestras uñas? ¿Alguien pagaría US$ 60,000 por un tecito con raspado de uñas del dedo gordo del pie? La ignorancia es muy cara, y me temo no tiene límites.

Lamentablemente el gato andino puede sufrir el mismo destino, pues en una buena parte del altiplano se le considera un ser mítico. Se cree que matar al felino trae abundancia, buena fortuna y asegura una buena cosecha. Por el contrario no matarlos puede traer un año de mala suerte. Sin embargo, la mayor amenaza hacia el felino son los ganaderos. El gato no tiene muy buena fama y vive en constante guerra con los pobladores, que lo ven como una amenaza para sus familias y sus animales. Esta es una reacción completamente entendible, pero el gato andino no tiene a las ovejas o vacas en su menú del día.

Actualmente se piensa que existen menos de 3,000 ejemplares, y esto es preocupante.

El gato andino viene en zonas altas de montaña, donde el acceso al agua, vizcachas y chinchillas es fundamental para su supervivencia. ¿Saben la piel de qué roedor es el último grito de la moda?

Nuestro pobre gato no puede tomarse un respiro pues su hábitat está muy fragmentado por los asentamientos humanos, la minería y las zonas de pastoreo. Al tener un hábitat fragmentado, casi no dispone de intercambio genético, lo cual reduce la diversidad del banco genético y aumenta las probabilidades de extinción local.

¿Somos acaso simples espectadores de esta tragedia? Argentinos, chilenos, bolivianos y peruanos han puesto manos a la obra uniéndose en un proyecto llamado “Alianza gato andino”. Se ha puesto énfasis en el monitoreo del felino para evaluar su distribución espacial y evitar el conflicto con los ganaderos.  Una faena que merece nuestro mayor reconocimiento porque avistar al gato andino, bajo todos los obstáculos mencionados, es casi un milagro. ¿Estaremos aún a tiempo de salvarlo?

 

Rocío Valverde
02 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

La semana de los museos en Twitter

Columnas

La semana de los museos en Twitter

  Un año más se celebra la semana de los museos, q...

23 de abril
El origen del camote

Columnas

El origen del camote

  Los camotes se han convertido en la última obsesi&oacut...

16 de abril
El amargo sabor del café

Columnas

El amargo sabor del café

  Guil toma café todos los días. Un cafecito de la...

12 de abril

COMENTARIOS