Herberth Cuba

Herberth Cuba

El tamizaje y la salud

Sobre el Programa de Tamizaje Neonatal Universal

El tamizaje y la salud
Herberth Cuba
19 de enero del 2018

 

El tamizaje es “el uso de una prueba sencilla en una población saludable para identificar a aquellas personas que tienen alguna enfermedad, pero que todavía no presentan síntomas o molestias” (OMS). El tamizaje es conocido también como “chequeo médico”. Es la base y esencia de la medicina preventiva, junto con las vacunas. La idea es simple: cuando una enfermedad recién inicia no da síntomas; y cuando ya lo hace, es tarde y deja secuelas. La detección precoz permite en la mayoría de los casos la curación completa, ahorra dinero y brinda calidad de vida. Es decir, hay que intervenir con el tamizaje en las personas que se perciben como sanas.

El tamizaje o chequeo médico se puede realizar a lo largo del ciclo de vida de las personas: Niños, adolescentes, adultos, mujeres en edad fértil, embarazadas, tercera edad, etc. Los procedimientos y los estándares ya son conocidos porque existe experiencia a nivel internacional. Sin embargo en nuestro país se ha avanzado muy poco porque existe renuencia en los funcionarios, sobre todo en los ministerios de Economía y Finanzas (MEF) y de Salud (Minsa).

En mayo del 2012 se promulgó la Ley N° 29885, que declara de interés nacional la creación del Programa de Tamizaje Neonatal Universal en su fase inicial. La norma obliga a por lo menos hacer el tamizaje contra el hipotiroidismo congénito, hiperplasia suprarrenal, fenilcetonuria, fibrosis quística, hipoacusia y catarata congénita. Además las pruebas del tamizaje neonatal han sido incluidas en el Plan de Aseguramiento que cubre el Seguro Integral de Salud (SIS) y los demás tipos de seguros, como Essalud, las sanidades militares y policial, y las entidades prestadoras de salud (seguros privados), entre otros.

Es obvio que la norma alude a la disponibilidad presupuestal en la implementación del programa. En diciembre del 2013 se promulgó el Reglamento de la Ley, que detalla las actividades primordiales del Programa de Tamizaje Neonatal Universal y los criterios para evaluar el diagnóstico y su incorporación en el paquete de parto del recién nacido. Sobre el financiamiento se señala que está a cargo, por un lado, de los presupuestos de los establecimientos de los gobiernos regionales y locales; y por el otro, a cargo del SIS, solo para sus afiliados.

La Ley N° 29885, del 2012, representó un enorme avance. Sin embargo, las peripecias para la implementación han ensombrecido las bondades de la Ley. La ambigüedad sobre el financiamiento que existe en el Reglamento, ha impedido el cumplimiento de la Ley. Los establecimientos de salud públicos exigen que el SIS cubra todos los gastos. Igual demanda realizan los establecimientos de salud privados con los seguros privados que, como se sabe, deberían otorgar de manera obligatoria el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud.

En otras palabras, el MEF, a través de transferencias a las regiones y gobiernos locales, y el Minsa, a través del SIS, deberían crear un mecanismo que permita el flujo de los recursos financieros hacia los hospitales y centros maternos e infantiles, para incluir el tamizaje neonatal en el paquete del parto. Igual exigencia debe tenerse con Essalud, las sanidades militares y policial, los seguros privados y otros prestadores de salud, en el cumplimiento de la Ley. La Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) tiene la obligación de fiscalizar el cumplimiento de la ley en salvaguarda del derecho humano fundamental de los recién nacidos.

El nuevo ministro de Salud es médico y pediatra. Ya no tiene la excusa del desconocimiento que tuvo su predecesor que, como sabemos, es vicealmirante en retiro de la Marina de Guerra del Perú. Las dificultades económicas por las que atraviesan los establecimientos de salud, las ambigüedades del financiamiento del Reglamento de la Ley y el ejercicio de los derechos de los recién nacidos son aspectos que complican el funcionamiento del Programa en los hospitales que ya lo tienen. Algunos ejecutan un tamizaje parcial —es decir, para menos enfermedades—y otros necesitan implementarlo.

Las redes y la articulación complementaria regional y nacional entre los diversos prestadores de servicios de tamizaje neonatal deben ser fortalecidas, implementadas y financiadas. Es cierto que las mal entendidas autonomías regionales, que ha generado el equívoco proceso de descentralización en salud, han complicado y, a veces, roto el trabajo en red y la complementariedad en salud.

El Congreso de la República y el Poder Ejecutivo deben generar esfuerzos comunes para que los 500,000 niños que nacen al año realicen su tamizaje neonatal. Además, el rol fiscalizador del Congreso debe ser más eficaz en el cumplimiento de la Ley 29885. Sin embargo es necesario ampliar en modo progresivo este programa o crear otro parecido, hasta lograr que todos los peruanos realicen su chequeo o tamizaje anual. Es decir, lograr una verdadera medicina preventiva y de salud en nuestro país.

 

Herberth Cuba
19 de enero del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Nuevos directores y el primer nivel de atención de salud

Columnas

Nuevos directores y el primer nivel de atención de salud

  El nuevo ministro de Salud ha continuado con la designaci&oacu...

23 de febrero
El paria en salud

Columnas

El paria en salud

  A raíz del lanzamiento del llamado “Pacto por la ...

16 de febrero
El Apra en la salud

Columnas

El Apra en la salud

  En menos de 30 días el Partido Aprista Peruano ha asumi...

09 de febrero

COMENTARIOS