Tino Santander

Tino Santander

El cambalache de Todos por el Perú

El cambalache de Todos por el Perú
Tino Santander
26 de febrero del 2016

Apuntes sobre la historia del partido de Guzmán

Escribo este testimonio del 2008 porque  es actual frente a lo que ocurre hoy en el país. En este tiempo escuchamos a PPK en el Cusco en un programa político nacional afirmar que el Perú necesitaba inversión en infraestructura productiva y social para salir de la pobreza.

Nosotros organizábamos entonces un movimiento regional radical en el sur andino. La propuesta de PPK origino un debate en nuestras huestes que proponían una ruptura con el sistema. Sin embargo, la cordura  volvió sobre nosotros y acordamos  buscar a PPK para conversar y comprobar si realmente era sincero

El plenario del movimiento nos encargó a  Melquiades Monzón y a mí establecer contacto con PPK y, fue a través de Abel Cruz dirigente de “peruanos sin agua” que nos reunimos con PPK quien estuvo acompañado de Gilbert Violeta.

La percepción que tuvimos fue la de hablar con un hombre honesto, que quería realmente disminuir el déficit de infraestructura demanda popular  que nosotros representábamos. Fuimos precisos al exponer nuestros puntos de vista y los acepto casi todos, incluso la propuesta aimara de un estado plurinacional.

Muchos compañeros salieron convencidos de haber encontrado en este hombre mayor al Pepe Mujica peruano. Luego los hechos nos confirmarían nuestro error de confiarnos en él, porque traicionó sus propuestas al aliarse con la tecnocracia liberal más ciega del Perú.

Pero la historia que cuento también está vinculada  con el partido Todos por el Perú (TTP), que antes se llamó “Coordinadora Nacional de Independientes” dirigida por Gonzalo Aguirre.

Primero, Hugo Otero le cambio el nombre  a la “coordinadora” y le puso Todos por el Perú para ampliar su alcance nacional e incluir a todos los sectores; además sugirió el cambio del símbolo de la antorcha que, según, dijo parecía el frío logo de un Banco, por otro más cercano y querido por las mayorías. Propuso que el símbolo de TTP fuera una pelota de futbol porque se acercaba más a las emociones populares.

Recuerdo la reunión en la casa de PPK en la que Gonzalo Aguirre gritaba que podían cambiar todo, menos el símbolo. Alegaba frente a  PPK “estos comunistas de Santander y Monzón van hacer mucho daño”.  Imagino el éxito que hubieran tenido a hora de haber aceptado el símbolo de la pelota.

Salimos de esa reunión carcajeándonos con Gilbert  y Melquiades  de las alarmas  y aspavientos del cruzado de la antorcha banquera. Después PPK renuncio a Todos por el Perú para ser candidato y organizar el famoso “sancochado” que se convirtió  en la Alianza por el gran cambio con un programa de gobierno novedoso.

Hoy Todos por el Perú auspicia la candidatura de Julio Guzmán en las peripecias de una campaña caótica cuyo resultado es impredecible. Guzmán es candidato del marketing electoral y de los lugares comunes y, no presenta ideas serias sobre cómo gobernar el país. Su candidatura es un cambalache tal como el nombre actual de su partido.

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé; en el quinientos seis y en el dos mil también; que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, valores y dublés.”

La letra del “Cambalache” nos revela hoy la misma porquería del viejo tango de Dicéspolo al escuchar en nuestros candidatos  tanta demagogia, fantasía y mentiras.

Por Tino Santander Joo

 
Tino Santander
26 de febrero del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

La otra verdad

Columnas

La otra verdad

Después de leer el libro En honor a la verdad, de la Comisi&oac...

17 de octubre
Sin fútbol no hay paraíso

Columnas

Sin fútbol no hay paraíso

Todos anhelamos que la selección le gane al combinado colombian...

10 de octubre
¡Solo Gareca salvará al Perú!

Columnas

¡Solo Gareca salvará al Perú!

Ricardo Gareca es el héroe que los peruanos anhelaban. Este arg...

03 de octubre

COMENTARIOS