Jorge Morelli

Jorge Morelli

¿Dónde está la estrella inmóvil?

El yuan compite con el dólar como moneda global

¿Dónde está la estrella inmóvil?
Jorge Morelli
18 de octubre del 2017

Al parecer, China puede desafiar con su moneda, el yuan, el papel del dólar como moneda global de reserva de valor. La hegemonía del dólar data de hace cien años, cuando en 1917 —luego de la Primera Guerra Mundial— la moneda de la naciente potencia norteamericana desplazó de su papel en el mercado global a la libra esterlina. El Imperio Británico —que había durado un siglo desde Waterloo, en 1815— cedió entonces su lugar a EE.UU. como centro del poder global.

La transición fue lenta. De hecho, las dos monedas —el dólar y la libra— convivieron compitiendo en el mercado global durante años, hasta que el dólar prevaleció. Casi exactamente cien años más tarde, China se prepara al parecer para hacer con el yuan lo mismo que el dólar hizo con la libra: quitarle el monopolio como única reserva global de valor y obligarlo a competir en el mercado. También será un proceso lento en una sorda lucha de poder, un nudo de guerra monetaria.

Lo que China hará es pagar sus compras de petróleo en yuanes, que serán aceptados porque tienen el respaldo de reservas de oro. En efecto, China tiene reservas de oro.

Las ha ido agenciado pacientemente durante años; firmó con Rusia, no hace mucho, además, un contrato para comprar gas en yuanes y venderle bienes en rublos. Cuáles son las reservas de oro detrás del dólar norteamericano, en cambio, es uno de los secretos de Estado mejor guardados en el mundo. Uno que ha dado lugar hasta a pedidos de auditoría en el Senado norteamericano que han sido desoídos.

China firmó también con el Reino Unido no hace mucho el acuerdo de una alianza estratégica para el siglo XXI, y un convenio por el que los bancos de la City de Londres manejan los negocios en yuanes en Occidente. Irónicamente, la asociación del yuan con la libra es, un siglo después, una especie de venganza de la libra contra el dólar.

Para nosotros, la noticia es que todo esto tendrá un impacto importante al alza en el precio global del oro. Como está dicho, el yuan está ligado al oro y el dólar no, desde que Nixon rompiera en 1971 el vínculo fijado en 1946 Bretton Woods —a razón de 27 dólares por onza de oro— y dejara flotar al dólar en el mercado global. La moneda china como medio global de cambio y reserva global de valor sería, al mismo tiempo, un retorno disimulado al patrón oro para la economía mundial, algo que estuvo vigente muy largo tiempo como una estrella inmóvil en el universo del mercado global.

El colapso de las burbujas financieras, una tras otra, desde su abolición y su reemplazo por el patrón-dólar flotante, quizás significa que el navío de la economía global no puede orientarse sin un referente real del valor económico. Y que no basta el consenso virtual para producir la realidad.



Jorge Morelli

@jorgemorelli1

jorgemorelli.blogspot.com

Jorge Morelli
18 de octubre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Las riendas de su destino

Columnas

Las riendas de su destino

“Salvo el cobre, todo es ilusión” es el títu...

22 de noviembre
Al final de su gobierno, no ahora

Columnas

Al final de su gobierno, no ahora

La palabra “vacancia” vuelve a la circulación de ma...

15 de noviembre
Combate de saurios

Columnas

Combate de saurios

Dieciocho años atrás el Congreso de la República ...

08 de noviembre

COMENTARIOS