EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Desaparecido

Columna

Desaparecido

25 de Mayo del 2017

La novela “Mar afuera” y su crítica al machismo limeño

La escritora Grecia Cáceres (Lima, 1968) se inició como poeta cuando estudiaba Lingüística en la Universidad Católica. Posteriormente viajó a París a completar su formación académica. Lejos de la patria, comenzó también a escribir narrativa, publicando su primera novela, La espera posible, en 1998. Le seguirían después las novelas Atardecer (2007) y La vida violeta (2003) —ambas publicadas originalmente en francés—, y posteriormente La colección (2012), todas ellas ambientadas en el Perú, en diversos momentos históricos. Radicada definitivamente en París, Cáceres nos visitó hace poco para presentar en Lima Mar afuera (Fondo Editorial UCV, 2017), su quinta novela.

Miranda es una joven limeña de clase alta, recién casada y embarazada de mellizos, cuyo esposo desaparece misteriosamente. La noticia de esa desaparición llega hasta la prensa amarilla limeña, que comienza a especular si Miranda podría haber asesinado a su esposo y ocultado el cadáver; aunque no haya ningún indicio al respecto, salvo el comportamiento poco “ortodoxo” de Miranda. Ella y todos sus parientes y amigos comienzan a ser acosados, por lo que Miranda decide viajar a París. Allá, con sus dos pequeños hijos, hace una vida solitaria y anodina, hasta que se ve obligada a regresar al Perú, al aparecer el cadáver de su esposo.

Destaca en esta novela el acertado manejo de la trama, pues la historia no es narrada linealmente, sino a partir de la estadía de Miranda en París, con constantes y largos recuerdos del pasado de la protagonista, que abarcan su infancia, su adolescencia y especialmente la breve relación que mantuvo con su esposo. El gran misterio (el destino del esposo) se va revelando poco a poco, a la manera de un buen relato policial, llevando al lector de una sospecha a otra. También es de resaltar la dura crítica que se hace al machismo en la sociedad limeña, a ciertas costumbres y “ritos” sobre los que la protagonista reflexiona largamente, desde su propia experiencia y con un lenguaje cargado de elementos poéticos.

No están igual de logrados los personajes y las historias secundarias. El “puneño” Jorge está demasiado cargado de los lugares comunes relacionados con el mundo andino; y la historia de la misteriosa casa parisina (que aparentemente sirvió de refugio para una familia de judíos durante la Segunda Guerra Mundial) no llega a desarrollarse plenamente. Salvo esos y otros detalles, Mar afuera resulta una buena novela, dinámica y moderna.

Javier Ágreda