Dardo López-Dolz

Dardo López-Dolz

Desagradable deja vu ochentero

La crisis política de hoy

Desagradable deja vu ochentero
Dardo López-Dolz
13 de febrero del 2018

 

Asistimos a una secuencia de crecientes desatinos verbales de un Presidente carente de empatía (condición sine qua non del buen gobernante) que compite por titulares con la indignación por el horrendo infanticidio hecho posible por una incomprensible negligencia policial. Mientras tanto, empieza a tomar cuerpo el malestar ciudadano y gremial por la visita anunciada del verdugo de Venezuela, en medio de un preocupante movimiento de tropas de todos los países vecinos de Venezuela, señal de que algo está por ocurrir o algo quieren hacer los cubanos.

El desatinado comentario coloquial que siguió a la invitación a Maduro recalca una aparente inexistencia de frontera entre el pensamiento y la palabra, que está acompañada de la perenne rigidez de agenda, la falta de empatía y la inescrupulosa e innegable habilidad financiera, rasgos que ameritan entrevistar algún buen psicólogo o quizá psiquiatra que arroje luces para empezar a entender la racionalidad de los actos del Presidente. Como consecuencia de esto y lo que a continuación describo, los que ya peinamos canas sentimos un desagradable deja vu de lo peor de los ochentas. Parece que alguien considera divertido bailar el pasito de Michael Jackson en política y economía.

Entre la ola de asaltos a bancos, trafico de tierras, cotidianos arrebatos y asaltos a mano armada (a conductores, comerciantes y transeúntes), y sicariato entre delincuentes y contra quienes se resisten a ser extorsionados, es insensato seguir sosteniendo que hemos hecho importantes avances en materia de seguridad ciudadana. Para creer genuinamente tal afirmación hay que fumar de la mala o mirar las cosas desde la trinchera del enemigo. ¡Hacen falta ajustes urgentes! Quienes han asaltado ya nueve bancos son asaltantes de bancos, no raqueteros oportunistas: está claro que, ante las “facilidades que otorga el mercado”, los involucrados ya dieron un paso adelante en la “evolución” de su carrera delictiva y no van a regresar al “grado anterior”.

Cuando fue capturada la cúpula de SL, los maestros senderistas que lograron pasar desapercibidos se replegaron sistemáticamente a puestos rurales, donde siguieron envenenando mentes. Hoy, cercanos la mayoría a la edad de jubilación, han reaparecido con beligerancia entusiasta en cuanta protesta hay a su alcance. Entretanto, si ya tener un SUTEP controlado por un partido comunista con banco propio era una estupidez histórica incomprensiblemente longeva, la chapucería gubernamental en el sector heredado por el experimentado Vexler ha alentado la formación y fortalecimiento de una federación sindical con peligrosa presencia de esos miembros de SL. Dirigentes que “pasaron piola” y que ahora, apalancados en un importante presupuesto mensual, han aprovechado la combinación de ignorancia estatal y aburguesamiento sindical para intentar hacerse del control de la Derrama Magisterial.

A inicios del siglo pasado, algún gobernante europeo confundió negociar con bajarse los pantalones, permitiendo la rápida ocupación enemiga de su territorio. Entonces era común pensar que las comprobadas habilidades específicas de un profesional eran aplicables a cualquier función; así, hasta pasada la primera mitad de siglo XX, excelentes militares acabaron como desastrosos gobernantes. ¿Por que pensar que un exitoso financista, absolutamente carente de empatía, podría ser un buen empresario, un buen político o un buen gobernante?

Es irracional encargar la negociación de la crisis de la papa a un excelente tesorero. Es como pedirle al mejor cirujano que diseñe mi casa o al mejor arquitecto que me opere del corazón. Evidentemente hay alguien que sigue pensando que es posible. Y el costo de ese error, así como el del descrito en el sector educación (si no logran conjurar el riesgo), lo vamos a pagar todos.

Recientes millonarias adquisiciones demuestran que hay quienes esperan utilidades. Pero cuidado que en Bolivia, bajo el yugo de Evo, hubo quienes siguieron ganando plata a costa de la libertad ciudadana.

 

Dardo López-Dolz
13 de febrero del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Propuestas para la reforma de la justica en el Perú

Columnas

Propuestas para la reforma de la justica en el Perú

  Las propuestas basadas exclusivamente en el deseo egoís...

14 de agosto
Lo que de verdad importa

Columnas

Lo que de verdad importa

  Confieso haber experimentado una sensación de “pl...

07 de agosto
La moral como eje de la política

Columnas

La moral como eje de la política

  Desde el retorno a la democracia, tras la dictadura socialista...

02 de agosto

COMENTARIOS