Manuel Bernales Alvarado

Manuel Bernales Alvarado

Cuídate de los idus de marzo

A una semana, esta sentencia ¿vale solo para el presidente?

Cuídate de los idus de marzo
Manuel Bernales Alvarado
14 de marzo del 2018

 

Después de que Julio César cayera en el senado a los pies del busto de Pompeyo, ¿no viene acaso el incendiario discurso de Marco Antonio —recuerdo la obra de Shakespeare y la película con Marlon Brando— precipitante de otra etapa de la guerra civil? ¿Es por azar que un exitoso diario popular relieva: ¿Guerra? Aquí nadie la quiere. Solo hacen ruidosos y hasta degradantes fuegos artificiales de prensa. Mientras tanto Paca o Epifanio, en muchos lugares del Perú, siguen pagando el agua más cara, si pueden conseguirla o tener dinero para el diario. Y cunde la voz en los veraniegos espacios de los lobbies: ¡apúrate antes de que otro te reemplace!

El agua se le fue entre los dedos, quedando detritos de metales preciosos de inexorable capitalización. Se ha destinado mucho dinero de nuestros impuestos y de la deuda que se pagará por más de dos generaciones. Pero sin debido control concurrente ni la excelencia en el proceso, ese dinero servirá, como se alertó, para lo feo y lo malo: la corrupción que está en el sistema, para no hablar de las inversiones en marcha que, por los daños evidentes en sus zonas de influencia, no tuvieron buenos estudios de impacto ambiental.

Adicionalmente, el tiempo voló y sigue su ritmo inexorable, y se acercan nuevos procesos electorales sin mejores reglas del juego. Pase lo que pase, siguen con graves déficits de ejecución muchos planes aprobados, firmados, reiteradamente ofrecidos y publicitados. Como los de inversión social en zonas vitales y estratégicas de sierra sur y del nororiente, para no hablar del suroriente, del Altiplano o del norte post El Niño costero. Planes y proyectos no solo del Gobierno central; probablemente sean peores los casos de los gobiernos departamentales y provinciales.

A una semana del idus martiae de 2018 —¿de quién?— ahora se da por infausto el día 13 y se prepara un “muera Sansón y los filisteos con él”, una noche de cuchillos largos o de generosas transferencias que a la postre verán la luz. Sea lo que ocurra si se admite y pasa a debate y voto la moción provacancia, ahora único camino para lograrla. Y ya en escenario legislativo, ¿podría retirarse? Eso ni Casandra lo vería. Tampoco la llamemos para que nos diga qué pasará con la Cumbre Americana, si se realiza. Un debate que ha empoderado a Maduro.

No hay grafittis, como en Roma, pero sí una hegemónica, multiforme y aplastante sub cultura de homo videns; mujeres y varones, por si acaso en el Día Internacional de la Mujer, merced a iniciativa de Dinamarca y ONU. Como en Roma continúa el “gobernar es hacer creer”, Y también los negocios de los señores Julio César, sin abusar de Brecht.

 

Manuel Bernales Alvarado
14 de marzo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Venezuela: hybris y némesis

Columnas

Venezuela: hybris y némesis

  Mientras que miles de venezolanos —mujeres y varones, po...

14 de agosto
Tiempos y circunstancias: la lucha continúa

Columnas

Tiempos y circunstancias: la lucha continúa

  Perú de “desconcertadas gentes”. Unos viven...

07 de agosto
Mensaje presidencial: desafíos y riesgos

Columnas

Mensaje presidencial: desafíos y riesgos

  Abundan opiniones sobre el diagnóstico y las cirug&iacu...

31 de julio

COMENTARIOS