EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Conversaciones en el Queirolo

Columna

Conversaciones en el Queirolo

5 de Septiempre del 2017

Lo que piensan los profesores del interior del país

El bar estaba atiborrado de gente. Con esfuerzo conseguimos una mesa para saborear los sánguches de jamón y bebernos unos chilcanos de Pisco que amortigüen el anuncio de Pedro Castillo de suspender temporalmente la huelga. Los profesores se sentían vencidos y antes del primer trago les pregunté: ¿Compañeros ustedes creen que el gobierno ha derrotado al magisterio por la intransigencia de los dirigentes de acabar con las evaluaciones y exigir estabilidad laboral?

El puneño Cupi, respondió: “Lo que pasa es que ellos quieren una evaluación que demuestre que somos incapaces, para privatizar la educación. ¿Tú crees que esos limeños del Ministerio de Educación saben dónde queda Macusani? ¿Saben que es trabajar a 4,200 m.s.n.m. y que los niños caminen más de tres horas para llegar al colegio sin comer? ¿Cómo van a evaluar a un profesor de tres grados de primaria que enseña en una sola aula? Compañero, ellos no quieren una escuela pública, sino privada; y por denunciar esas condiciones de trabajo nos acusan de senderistas. El Gobierno está contra los maestros.

Carlos, profesor huancaíno, afirmó: “El Gobierno quiere evaluaciones para despedir a los profesores”. Le replico que ellos han dicho que no habrá despidos, además que todos los trabajadores en el Perú somos evaluados, y que los maestros evalúan constantemente a sus alumnos. Entonces, ¿por qué no pueden someterse a una prueba de desempeño laboral bien hecha? Responde: “Nosotros tenemos derecho a la estabilidad laboral. Somos el sector menos favorecido del Perú”. Pero —contesté— en el Perú nadie goza de ese privilegio; menos ahora, con la revolución digital y la globalización que está transformando a la humanidad. Allí ustedes tienen una gran contradicción. “No es verdad —me dice—. No existe globalización ni revolución digital en nuestros pueblos, donde las escuelas están en pésimas condiciones, sin agua, sin luz. Qué pasa compañero, parece que te olvidas de que en los Andes vivimos todavía en el siglo XIX”

Insisto, ¿No creen ustedes que la dirección del Comité de Lucha está influenciada por Sendero como dice Basombrío? La pregunta parecía una broma porque todos nos reímos al recordar al ex militante del Partido Comunista Revolucionario de la Universidad Católica, y hoy ministro del Interior, que con voz niño de mimado anuncia el retorno de Sendero.

Demetrio, profesor de primaria de las alturas de Huancavelica responde: “Tú sabes que el Gobierno no tiene idea de qué es el maoísmo. Basombrío quiere senderizar todas las protestas sociales para desprestigiarlas. Lo que sucede es que el Gobierno no comprende al movimiento social”. El charapa Hugo —profesor de una escuela en el río Tigre— dice: “A ese Basombrío lo llevaríamos a Caballococha para que conozca la realidad y sepa cómo trabajan los maestros en la frontera. En Caballococha los niños se van a las escuelas colombianas y a los profesores nos pagan después de tres o cuatro meses nuestros sueldos. PPK nos engañó cuando fue a Iquitos y dijo que todo esto iba a ser diferente. Mintió y es un traidor”.

Jorge, profesor ayacuchano, sentenció: “Por qué tenemos que obedecer a un Gobierno corrupto como el de PPK. El pueblo los va a sacar a todos. Ellos creen que nos han sometido, al contrario, simplemente los odiamos más”. Al final de la tarde —luego del último trago—, pensaba: “El Perú no comprende las profundas raíces sociales que tienen los maestros en los sectores populares, y lamentablemente la educación sigue siendo un privilegio de las minorías.

Tino Santander Joo