Manuel Bernales Alvarado

Manuel Bernales Alvarado

Construir mejores industrias extractivas

Con inversiones que integren las dimensiones contextuales e internas

Construir mejores industrias extractivas
Manuel Bernales Alvarado
06 de junio del 2018

 

Hay distintas y aún contrapuestas visiones (apologéticas y contrarias) sobre  las inversiones en industrias extractivas: minería, minería y metales. A nivel de sistema, modelo o esquema general concebimos inversiones excelentes, integrando dimensiones contextuales e internas.  No hay una receta o modelo concreto. Todo reduccionismo asegura resultados negativos; y no pocas veces, inviabilidad.

El Foro Intergubernamental de Minería, Minerales, Metales y Desarrollo Sostenible postula (como OXFAM) una visión de proceso futurista, de conjunto: sociedad, territorio, Estado, empresas y mundialización; ciclo de proyectos mineros grandes o medianos que representan entre dos y cuatro generaciones o más. No es solo obtener permisos legales, por sí excesivos e ineficientes, ni únicamente de una cortoplacista licencia social, sino asegurar la mejor calidad de inversiones para la seguridad y el desarrollo en democracia,  que conllevan gobernanza territorial, desde el nivel de base hasta el nacional (y viceversa).

El Perú tiene un hito exitoso pendiente de realización: Quellaveco, iniciado por el presidente del Gobierno Regional de Moquegua, ingeniero Martín Vizcarra, con apoyo del Poder Ejecutivo, particularmente del Ministro de Energía y Minas. A pedido del presidente Vizcarra, la Mesa de Diálogo Departamental, creada por su iniciativa, fue convertida en nacional, por Resolución de la PCM, y encargada al MEM. El ministro —el ingeniero Jorge Merino Tafur— me designó como presidente de esa Mesa de Diálogo, integrada por 32 personas, la sociedad y el gobierno moqueguano; incluido el defensor del Pueblo de Moquegua, abogado Hernán Cuba Chávez como observador.

La Secretaría Técnica de la Mesa quedó a cargo del presidente del Gobierno Regional y del equipo del gerente general, ingeniero Hugo Espinosa. Contribuyeron el GORE Moquegua, las entidades integrantes, destacadamente Empresa Anglo American, PCM, MEM, MINAM, ANA, Pasto Grande, periodistas, la universidad, la Cámara de Comercio, las comunidades campesinas y diversos frentes, casi siempre en contra, en completo ejercicio de su derecho constitucional. Logramos el único nuevo acuerdo de inversión minera para el desarrollo del Departamento de Moquegua y de la Región Sur; incluyendo, especialmente, una propuesta hídrica aportante al Tambo: agua y personas primero. Esa realización no fue destacada en el Mensaje a la Nación del presidente Humala, pero sí difundida por el Ministerio del Ambiente, cuya Oficina de Diálogo, dirigida por Carlos Eyzaguirre y Julio Díaz Palacio, contribuyó relevantemente.

Permítaseme una digresión. Tracé, dentro de mi misión, un objetivo estratégico: convencer, no derrotar a los contrarios ni nadie. Se logró y así se comunicó poco después. Primero fue Willax TV, a través de Cristala Constantinides y Díaz Palacio, líderes moqueguanos. Merino decidió que esa experiencia exitosa sirva a la asesoría de su despacho para las mesas (no mecedoras) de diálogo. Comprendo la oposición a Mesas, a suscribir acuerdos dudosos y pretender lograr buenos resultados sin una concepción estratégica y operativa exitosa. Peor aún, algunos nacionales e internacionales “venden” sistemas y leyes cuando la cuestión es dirección y equipos política-técnicamente capaces.

 

Manuel Bernales Alvarado
06 de junio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Venezuela: hybris y némesis

Columnas

Venezuela: hybris y némesis

  Mientras que miles de venezolanos —mujeres y varones, po...

14 de agosto
Tiempos y circunstancias: la lucha continúa

Columnas

Tiempos y circunstancias: la lucha continúa

  Perú de “desconcertadas gentes”. Unos viven...

07 de agosto
Mensaje presidencial: desafíos y riesgos

Columnas

Mensaje presidencial: desafíos y riesgos

  Abundan opiniones sobre el diagnóstico y las cirug&iacu...

31 de julio

COMENTARIOS