Iván Arenas

Iván Arenas

Arequipa o la próxima gran región del sur

Progreso económico y social gracias a la energía

Arequipa o la próxima gran región del sur
Iván Arenas
24 de octubre del 2017

Según funcionarios de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) la región Arequipa solo aprovecha el 4% de su potencial para generar electricidad. ¿Qué quiere decir está cifra y por qué es tan importante para su desarrollo? ¿Por qué debe preocupar a los arequipeños y al resto del sur peruano tamaña realidad? Y finalmente ¿Por qué con la minería? Por varias razones.

La primera es que la historia del desarrollo está siempre ligada a la generación de nuevas fuentes de energía. De allí aquella ecuación de que no hay progreso económico ni social sin el desarrollo de mayor energía. Que la región arequipeña solo produzca 166 megavatios (mw) cuando puede producir alrededor de 4,000 mw es, sin duda, alarmante.

La segunda es que la mayor parte de toda esta energía potencial —es decir, estos más de 4,000 mw podrían ser usados para el desarrollo de otro sector clave: la minería moderna. En la última Convención Minera, se sostuvo que la región del sur tiene cinco proyectos que serían algo así como la “joya de la familia”. ¿Por qué? Porque la inversión para la ejecución de estos proyectos es alrededor de US$ 3,000 millones. Si se ejecutarán Tía María, Zafranal, Pampas del Pongo y Don Javier en Yarabamba, la región tendría millones de dólares en inversión directa. Toda esta inversión podría reducir pobreza y generar miles de puestos de trabajo. Además, como decíamos arriba, la minería moderna “consumiría” parte de esta energía que Arequipa podría producir.

Como ya se ha explicado, la minería moderna podría ser la palanca para el desarrollo de los pueblos del Perú, sobre todo alrededor de las localidades donde se extrae. Por ejemplo, si uno mira el presupuesto de Arequipa, encontrará que el canon minero es acaso una de sus principales rentas “naturales”. Alguna vez el venezolano Arturo Uslar Pietri escribió un ensayo llamado “Sembrar el petróleo en Venezuela”, un alegato sobre el destino que debería de haber tomado todo ese ingente presupuesto que el país llanero obtiene y obtuvo de las rentas petroleras en su larga historia. Quizá aquí deberíamos tomar las palabras de Uslar y volverlas a escribir: en el Perú debemos sembrar el oro, el cobre o el zinc.

No obstante, sería una tremenda equivocación pensar que la energía serviría solo para la minería. Si Lluta y Lluclla se ejecutaran, cuya inversión es de US$ 900,000 millones, Majes Sihuas pondría en la primera línea agroexportadora a la región arequipeña. En suma, quizá otro punto que se nos escapa es que no habría minería, agroindustria ni electricidad sin inversión privada. De lo que se trata en todo caso es que colaboren inversión privada y autoridades locales, respetando siempre las leyes.

Si Lluta y Lluclla hubieran sido ejecutados, digamos, cinco años atrás, el costo de oportunidad no sería hoy tan alto para la región. Pero así como Lluta y Lluclla se demoraron por “conflictos sociales”, otros proyectos como la hidroeléctrica de Ayo siguen esperando el juicio final. ¿Por qué? Por los conflictos sociales, nuevamente. Por ejemplo, en Ayo surge la paradoja de que mientras la población local ve el proyecto como una oportunidad, los “pobladores” que residen en otras zonas de Arequipa se oponen.

Ante estas incongruencias, ¿qué deberían hacer las autoridades locales? Solucionar los conflictos. Arequipa, que podría ser una región rica, hoy no lo es. Minería, agroindustria, pesca, el puerto de Matarani, turismo. ¿Qué más necesita? Quizá necesite un gran acuerdo para su desarrollo. Y eso solo los hacen los políticos.

Iván Arenas

Iván Arenas
24 de octubre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¡El periodismo de alquiler!

Columnas

¡El periodismo de alquiler!

El proyecto de ley presentado por el congresista Mauricio Mulder, que ...

21 de noviembre
Los últimos días de la prensa reflexiva

Columnas

Los últimos días de la prensa reflexiva

  La portada del viernes pasado de El Comercio, en la que se ind...

14 de noviembre
Esa muralla que sigue cayendo

Columnas

Esa muralla que sigue cayendo

Estimado lector, ¿qué habría sucedido si el aseso...

07 de noviembre

COMENTARIOS