Eduardo Ponce de Vivanco

Eduardo Ponce de Vivanco

A la consideración del vicepresidente Vizcarra

Innecesario proyecto ferroviario en el sur del país

A la consideración del vicepresidente Vizcarra
Eduardo Ponce de Vivanco
17 de marzo del 2017

Innecesario proyecto ferroviario en el sur del país

El diario Gestión ha anunciado que dentro de cinco días —20 de marzo— el Ministro de Transportes viajará a La Paz a pesar de los desastres bíblicos que sufrimos, en cuya mitigación cumple una principal y decisiva función. Peor aún, el propósito de su visita es apoyar el megaproyecto boliviano que incluye la construcción de otro ferrocarril, paralelo al que tenemos hace más de un siglo. Sería un grave error. Muchos estamos empeñados en preservar al señor Vizcarra como primer vicepresidente de la República, y es obvio que sus equivocaciones tendrían un costo político por lo menos inoportuno.

Tal vez el hecho de ser moqueguano ha motivado su apoyo al proyecto del presidente Evo Morales,  a quien no le gusta el ferrocarril Puno - Matarani. No le importa la calidad del servicio ferroviario ni la excelencia operativa del primer puerto en el sur del Perú; tampoco sus importantes planes de expansión, ni la eficiencia con que sirve a las exportaciones de graneles y otros  productos bolivianos. Tampoco le gusta la carretera Ilo - Desaguadero - La Paz, en la que invertimos cuantiosos recursos. No le satisface el proyecto vial Tacna - Collpa - La Paz, ni la carretera que también une a su país con Puno, Juliaca, Arequipa y Matarani. Tampoco el Eje de Desarrollo de la Interoceánica Sur de IIRSA, del que Bolivia es parte integrante. A pesar de haber despreciado las generosas facilidades que le hemos otorgado en Ilo (Boliviamar) desde 1992, el cuasi vitalicio presidente altiplánico quiere algo diferente y nada razonable.  El capricho de Morales es el moqueguano puerto de Ilo, en el que pretendió obtener facilidades navales para la "armada" boliviana, con el evidente propósito de incidir en nuestra relación con Chile (felizmente, el Congreso archivó el absurdo tratado que las acordaba).

Hay 44 países sin litoral.  Paraguay, entre los sudamericanos, y otros tan desarrollados como Suiza, Austria y la República Checa.  Ninguno ha hecho innecesarias reclamaciones soberanas a terceros. Todos los vecinos de Bolivia  le dan amplias facilidades comerciales y de tránsito relacionadas con su situación de mediterraneidad que, como en los países mencionados, es un problema que se resuelve con soluciones de naturaleza logística y acuerdos eficaces de cooperación internacional. 

Un proyecto ferroviario  interoceánico por el sur solo requiere que Bolivia construya —en su territorio— la extensa vía que le falta para conectarse con la red ferrocarrilera brasileña, a fin de llegar a Sao Paulo, Río, Victoria, etc.  En el Perú el tren existe hace más de un siglo, y fue inaugurado el 6 de enero de 1871. Está concesionado a Perú Rail, que complementa sus eficientes   servicios con una empresa privada (Tisur) que ha convertido a Matarani en un puerto de primera categoría, con importantes planes de expansión próximos a concretarse. Solo 148 km lo separan de Ilo. Sería absurdo pues, dilapidar fortunas en un ferrocarril paralelo hasta Bolivia, en lugar de mejorar la comunicación entre ambos puertos peruanos, si fuera necesario.

Lo que debería preocupar al gobierno nacional —especialmente al ministro Vizcarra— es definir la alternativa más eficiente para que nuestra participación en el proyecto bioceánico optimice la red logística de transportes y servicios en el  sur, aprovechando y perfeccionando lo que tenemos, sin más consideraciones que el interés nacional. Aunque el presidente diga que "el Perú tiene mucha plata",  el ahorro logrado con tanto esfuerzo  no está para dilapidarse, y menos en beneficio de terceros.

J. Eduardo Ponce Vivanco

Eduardo Ponce de Vivanco
17 de marzo del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Una nación que resiste

Columnas

Una nación que resiste

  La dictadura del general Velasco y los militares de izquierda ...

08 de diciembre
Lava Jato a la peruana

Columnas

Lava Jato a la peruana

La política nacional naufraga entre Lava Jato y Odebrecht sin q...

24 de noviembre
La guerra contra el ciudadano

Columnas

La guerra contra el ciudadano

Observo con asombro los extremos de irracionalidad a los que est&aacut...

17 de noviembre

COMENTARIOS