Iván Arenas

Iván Arenas

¡A incendiar el Congreso!

La guerra entre los medios de comunicación y el Congreso

¡A incendiar el Congreso!
Iván Arenas
30 de mayo del 2018

 

Semanas antes del incendio del Bundestag, el parlamento alemán, los nazis desarrollaron toda una campaña de propaganda contra la institución legislativa. Al incipiente régimen nazi de 1933, un parlamento dominado en mayoría por la izquierda y la socialdemocracia le era un tremendo escollo. En la férrea propaganda de aquel entonces se decía que el Bundestag era dominado por “sionistas”, “rojos” y demás perlas. Vaya usted a saber lo que inventaron los nazis, estimado lector. Ahora se sabe que los nazis incendiaron el parlamento culpando a un comunista “belga” (¡como si los comunistas hubieran querido dañar a una institución dominada por ellos!) y así se consumó el auge del totalitarismo en Alemania.

Si bien en el Perú sería una locura hacer una analogía y sostener que algunos quieren incendiar el Congreso (como los nazis), sí es bueno indicar que se está desarrollando una enorme campaña mediática contra el parlamento de mayoría naranja (aunque a usted no le guste). Todo indica que la guerra tiende a ser de “tierra arrasada” y no habrá tregua. Parlamento por un lado y algunos medios por el otro. Quizá no haya un software nazi que se repite ahora, pero que existe una campaña, existe.

Esta campaña contra el Congreso tiene varias causas. No obstante, hay una trascendental: la probable aprobación por el legislativo de una ley que restringiría la publicidad estatal en los medios de comunicación privados (la denominada “Ley Mulder”). Vale añadir aquí que una amplia mayoría de peruanos respalda la mencionada ley.

Entonces, no es casual que en las últimas semanas se haya desarrollado abiertamente una guerra entre algunos medios de comunicación y periodistas contra el Congreso. Primero, los fuegos se lanzaron contra la “costosa” comisión Lava Jato, se pasó a los televisores y frigobares para luego continuar con las “flores de mal”, cuyo precio es de S/ 80,000 anuales. Y es posible que la película no termine aquí, a pesar de que los gastos del Congreso representan el 0.05% del total nacional. El objetivo es claro: instaurar en el sentido común que estamos ante un Congreso que se ceba con el dinero de los peruanos, insensible y, a fin de cuentas, inservible para el conjunto de los ciudadanos. ¡Vayamos a quemarlo!

No obstante, mientras se lanzan bombas diarias contra el parlamento de mayoría naranja, estos mismos medios y periodistas no tocan el enorme presupuesto para consultorías que —todo indica— habría existido en el Ministerio de Educación durante la gestión de Jaime Saavedra. Ojo, no se acusa per se de que hubo despilfarro en esas consultorías, simplemente sería bueno que algunos medios y periodistas tengan el mismo interés en investigar a Saavedra que al Congreso.

Para el suscrito no se trata de desarrollar una campaña a favor de algún congresista chúcaro o una bancada en especial, sino a favor de una institución que —nos guste o no— es vital para la democracia. Incluso si este Congreso tuviese una mayoría de izquierda debería tener un mínimo de respeto, digo ¿no?

Quizá vale agregar que junto a la campaña anticongreso de ciertos medios y periodistas, también existe un claro propósito de veto contra una mayoría naranja que es —en realidad— el objetivo principal de todas las movidas.

 

Iván Arenas
30 de mayo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

De fujimorato a Lava Jato: dos regímenes

Columnas

De fujimorato a Lava Jato: dos regímenes

  A la caída del autoritarismo del fujimorato se alz&oacu...

15 de agosto
¡Con Pedrito Suárez-Vértiz no, por favor!

Columnas

¡Con Pedrito Suárez-Vértiz no, por favor!

  De lo que hoy se trata no es de política sino de guerra...

08 de agosto
Corrupto bueno, corrupto malo; golpista bueno, golpista malo

Columnas

Corrupto bueno, corrupto malo; golpista bueno, golpista malo

  Vaya usted a saber, estimado lector, qué novedades m&aa...

01 de agosto

COMENTARIOS