Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Oxígeno para el Ejecutivo

El fracaso del radicalismo magisterial

Oxígeno para el Ejecutivo
Víctor Andrés Ponce
25 de junio del 2018

 

El fracaso de la huelga magisterial de la semana pasada, que impulsaba el radicalismo sindical, es una de las mejores noticias para un Gobierno que había entrado en pánico, cancelando cinco contratos petroleros frente a las presiones de un grupo de pescadores, y que había aceptado negociar su política tributaria y los contratos de peaje frente a la presión de un sector de transportistas. Cuando el país seguía trenzado en la polaridad medios versus Congreso, era urgente enfrentar al extremismo magisterial que pretendía, sobre todo, liquidar las políticas meritocráticas en la escuela pública. La sociedad cerró filas y el ministro de Educación, Daniel Alfaro, asumió el reto manteniendo el principio de autoridad. Felicitaciones, pues.

El sector Educación, de alguna forma, ha salvado al Ejecutivo de una posible oleada de protestas en una sociedad con tantas demandas acumuladas e insatisfechas. Si el radicalismo magisterial lograba lo que habían conseguido pescadores y transportistas, entonces la administración Vizcarra habría enfrentado una situación complicada. De allí que el Gobierno debiera utilizar esta circunstancia para redefinir su posicionamiento de aquí hacia el 2021; es decir, su visión para los tres siguientes años.

Si la administración Vizcarra cree que la polaridad entre la mayoría legislativa y una coalición mediática encabezada por el diario La República será el eje dominante de la política se equivoca, tal como erró PPK, y con los resultados ya conocidos. Por ejemplo, lo más probable es que el Tribunal Constitucional declare inconstitucional la llamada Ley Mulder —que prohíbe la publicidad estatal en medios privados—, pero en el acto —o quizá antes— el Congreso legislará sobre la materia prohibiendo para siempre cualquier posibilidad de subsidio estatal a ciertos medios. El subsidio no va más. La regulación (no la prohibición) es inevitable.

En este contexto es posible que La República prosiga sus guerritas, ya en solitario, contra el Congreso, porque en los demás medios se han designado a periodistas de amplia trayectoria y predicamento, incapaces de ser mangoneados (como sucedía antes) por un diario extremadamente ideologizado. Es decir, la coalición dejará de ser coalición. Si las cosas se presentan de esa manera, la política en el Perú podría recuperar cierta normalidad y la atención se focalizaría en el Ejecutivo, como sucede en cualquier democracia de mediana salud.

Bajo estas consideraciones el Ejecutivo debería utilizar el triunfo sobre el extremismo magisterial para relanzar la administración Vizcarra. ¿Cómo se reflota el Gabinete Villanueva? Quizá una primera imagen pasa por recuperar los símbolos de la autoridad estatal y superar los temblores previos frente a pescadores y transportistas. El titular de Educación ha demostrado que ejercer la autoridad es posible. Enseguida el Ejecutivo debería recuperar la coherencia económica, que le fue esquiva desde el surgimiento del Gabinete Villanueva.

No es posible gobernar un país con tantas demandas acumuladas, urgido de relanzar el crecimiento económico —en el 2017 el país volvió a aumentar pobreza— sobre la base de la inversión privada, con un Gabinete con dos alas: una claramente proinversión y otra abiertamente anti inversión. Y no es posible porque el enemigo principal del crecimiento son los sectores antisistema en la minería, en la agricultura, en la industria y otros ámbitos.

Un Ejecutivo con un proyecto claro hacia el 2021, con coherencia económica y visión de reformas no debería promulgar los octógonos anti industriales para las etiquetas de los alimentos procesados ni debería dudar sobre si se extiende o no la ley de promoción agraria. Muy por el contrario, si el objetivo es gobernar y transformar el país, el Ejecutivo debería convertirse en el pulmón de las reformas de un momento excepcional del Perú, un momento en que podemos volver a crecer a velocidad crucero.

 

Víctor Andrés Ponce
25 de junio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Los dilemas de Vizcarra

Columna del Director

Los dilemas de Vizcarra

  Es incuestionable que el presidente Vizcarra ha ganado en la r...

24 de septiembre
Crónica legislativa

Columna del Director

Crónica legislativa

  El presidente del Consejo de Ministros, César Villanuev...

21 de septiembre
Presidente, usted ganó. ¿Y ahora?

Columna del Director

Presidente, usted ganó. ¿Y ahora?

  El Congreso de la República, demostrando cierta madurez...

19 de septiembre

COMENTARIOS