EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Otra oportunidad para el Gabinete Zavala

Columna del director

Otra oportunidad para el Gabinete Zavala

17 de Marzo del 2017

Unidad nacional ante desastre favorece a Ejecutivo

Las intensas lluvias y huaicos que afectan las propiedades de miles de peruanos y destruyen la frágil infraestructura nacional, paradójicamente, abren un paréntesis en las relaciones entre el oficialismo y la oposición. La instantánea que demuestra que la política —frente a los desastres— está obligada a envainar cualquier espada es la postergación de la interpelación a Martín Vizcarra, primer vicepresidente de la República y ministro de Transportes. En otras palabras, se postergan las diferencias, se ponen a un lado los entredichos y se organiza la más amplia unidad nacional para asistir a los más de 62,000 damnificados que causa el fenómeno climático.

Si las cosas son así, es evidente que la Providencia terminará concediendo una nueva oportunidad al Gabinete Zavala que, antes de los desastres naturales, ya tenía la lengua afuera ante tanta impericia y yerro político acumulados. No es posible, entonces, desarrollar una política normal en medio de una emergencia nacional y frente a la necesidad de reconstruir la infraestructura del país y las propiedades de miles de peruanos. En ese contexto, incluso, no sería nada extraño que la interpelación de Vizcarra se postergue para mejores tiempos.

Ahora bien, ¿qué puede suceder si el Gabinete Zavala sigue actuando con la misma frivolidad con que se venía comportando? Porque algo de frívolo tenía el creer que se podía tapar el desborde de la ola criminal y la crisis de seguridad ciudadana con el rush mediáticos del ministro Basombrío. Algo de frívolo también tenía el atrincherarse en el currículo y la cuestión de género mientras comenzaba a surgir una mayoría abrumadora, cada vez más activa, en contra de esos criterios curriculares, como si la gobernabilidad fuese un juego de lotería.

¿Qué debería entonces hacer el Gabinete Zavala? Quizá una de las cosas más importantes sea liderar el sentimiento de unidad nacional que empieza a surgir frente a la tragedia. Crear un espacio, una mesa de permanente consulta e información, con los partidos políticos para decidir las medidas que se tomarán para enfrentar la emergencia y la reconstrucción, podría ser fundamental para empoderar políticamente otra vez al Gabinete.

Quizá otro elemento fundamental también sea el terminar con la idea de que “salvo la media todo es ilusión”, que parece ser el evangelio de este Gabinete. Es imposible tapar la ineficiencia al enfrentar la emergencia con declaraciones y apariciones mediáticas constantes, como suele suceder con los temas de seguridad ciudadana. Jugar ese partido en este caso podría desatar una verdadera furia nacional que, incluso, obligaría al Parlamento a tomar cartas en el asunto.

En otras palabras, por esas paradojas que suelen organizar los hechos, el Gabinete Zavala tiene otra oportunidad, pero quizá sea la última. Si no se entiende el mandato de las circunstancias, Fernando Zavala culminará su gestión al frente de la PCM sin pena ni gloria, dejando en claro las limitaciones de la tecnocracia para abordar los problemas políticos. Un resultado que sería lamentable, considerando la buena onda de la mayoría legislativa y el clima a favor de la unidad nacional frente al desastre.

Si Zavala gira políticamente a favor de la unidad nacional, debería entonces preguntarse por qué su despacho ha terminado vinculándose con el viejo aparato nadinista, que solo existe y se justifica para hacer la guerra contra el fujimorismo. Deberían, pues, producirse cambios inmediatos.


Víctor Andrés Ponce