Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

¿Nace el espacio Trump?

¿El tsunami conservador que se avecina?

¿Nace el espacio Trump?
Víctor Andrés Ponce
10 de agosto del 2018

 

La coalición mediática que pretende que no se regule el subsidio estatal a los medios privados (por eso se sumó a la estrategia del adelanto de elecciones), el pelotón de las ONG anticapitalistas (en periodismo, minería, cuestiones de géneros, e industria alimentaria), ciertas encuestadoras de opinión y otros, consideran que la destrucción de Fuerza Popular abre la posibilidad para que el establishment organizado alrededor del Estado en las últimas dos décadas se mantenga incólume. Grave error en el análisis de quienes se mantienen distantes de la sociología. Generalmente no saben para quién trabajan.

Aquí algunos datos interesantes para la reflexión. Los movimientos evangélicos y católicos, ante “las tibiezas” de Fuerza Popular en contra de “la ideología de género” y el debilitamiento del fujimorismo, hoy organizan a todo trapo un partido político nacional en los sectores populares, en los mundos emergentes, que se quedan sin representación en el Perú oficial. Algo más. El Movadef de Sendero Luminoso ha empezado a liderar la crítica de la ideología de género en el llamado trapecio andino. ¿Qué pueden significar esto? Que gracias a las estrategias caviares en los temas de género ha comenzado a surgir en la sociedad un movimiento conservador —de raíz religiosa— que pretende hacer política sin intermediarios. El fujimorismo siempre fue una representación que evitaba que este espacio conservador se desarrollara con autonomía política. Es posible, incluso, que este impulso conservador pretenda ser asumido por candidatos antisistema como Gregorio Santos o Antauro Humala. Como se aprecia semejantes temas no son parte del Perú oficial.

Ahora bien, ¿pueden las propuestas colectivistas antisistema liderar esta reacción conservadora? Es algo muy difícil. La mayoría de líderes religiosos de las iglesias evangélicas y católicas es abiertamente procapitalista; es decir, asemejan más bien a una especie tea party peruano. Puro mercado, puro capital, formal e informal, pero conservador en términos culturales y sociales. Ante una eventual polarización los verdaderos liberales hayekianos tendríamos que elegir entre el Trump peruano y el otro candidato. La cosa parece clara.

Algo más. Este espacio conservador y procapitalista es abiertamente anti establishment. No existen las medias tintas de Fuerza Popular, denuncian que la corrupción de los noventa solo se derrumbó para organizar la corrupción del Lava Jato de toda la clase política, respaldada y protegida sin anestesias por el actual establishment. Para ellos no hay discusión: pretender sostener que la corrupción está en los almuercitos de Camayo es como sindicar a un pájaro frutero e intentar proteger a los Al Capone y Lucky Luciano del caso Lava Jato. El asunto entonces vendría como un ventarrón.

En el mensaje de este espacio conservador no hay grises. Tal como lo hizo Trump en Estados Unidos, ellos no pelearían con los periodistas que los linchen al unísono, sino que enfilarían contra los propietarios de los medios que pretenden convertirse en la nueva nobleza que tiene propiedades y empresas “por “derecho de sangre”, pero con el impuesto de todos los peruanos. El espacio Trump, pues, es una especie de volcán a punto de erupcionar. Únicamente falta el político, los políticos o la coalición que se decida a organizarlo.

Como siempre hemos sostenido en esta columna, los más afectados con el incuestionable debilitamiento fujimorista serán el establishment, el mundo polifacético de las ONG caviares y todos aquellos que pulularon alrededor del Estado en los últimos 18 años.

Ahora bien, quienes defienden la democracia y la economía de mercado deberían evitar que el tsunami conservador que se vislumbra no se convierta en una interrogante para la democracia. Y la única manera de fortalecer la libertad es que las convergencias religiosas no culminen en un partido confesional, sino en uno laico: a semejanza del Partido Republicano en Estados Unidos y la Democracia Cristiana en Alemania (ambos de orígenes cristianos evangélicos y católicos).

 

Víctor Andrés Ponce
10 de agosto del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Aventuras palaciegas?

Columna del Director

¿Aventuras palaciegas?

  Un potente reportaje de Panorama —que establece equilibr...

15 de agosto
Ley Mulder: Eliminar el subsidio para regular

Columna del Director

Ley Mulder: Eliminar el subsidio para regular

  El presidente de Congreso, Daniel Salaverry, ha sostenido que ...

13 de agosto
No repitamos lo de IDL-Reporteros y algunos medios

Columna del Director

No repitamos lo de IDL-Reporteros y algunos medios

  Ayer martes el suscrito se detuvo a analizar las portadas de l...

08 de agosto

COMENTARIOS